22 de Septiembre de 2018

Mundo

La cruz de Cristo, 'icono del supremo sacrificio del amor'

Su Santidad recordó este Viernes Santo a las víctimas de las 'bárbaras espadas y el silencio infame'.

El papa Francisco encabezó el tradicional Viacrucis en el Coliseo Romano ante la mirada atenta de miles de fieles y turistas. (AP)
El papa Francisco encabezó el tradicional Viacrucis en el Coliseo Romano ante la mirada atenta de miles de fieles y turistas. (AP)
Compartir en Facebook La cruz de Cristo, 'icono del supremo sacrificio del amor'Compartir en Twiiter La cruz de Cristo, 'icono del supremo sacrificio del amor'

EFE
ROMA, Italia.- El papa presidió este día el Via Crucis de Viernes Santo en el Coliseo romano y recordó a los cristianos perseguidos o a los refugiados pero clamó también contra quienes generan sufrimiento, como los curas pederastas o los terroristas.

Francisco, con una oración, hizo referencia al significado de la cruz que, en su opinión, es al mismo tiempo "símbolo del amor divino y de la injusticia humana, icono del supremo sacrificio del amor y del extremo egoísmo por necedad de muerte".

De este modo, identificó en la cruz de Cristo a quienes sufren penurias y a quienes les prestan auxilio, pero también a los "doctores de la muerte" que generan guerras, violencia y toda clase de problemas en el mundo.

Identificó en el crucifico a "los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad", en alusión a los sacerdotes que abusan de menores.

Recordó a los cristianos "asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame", así como al "rostro de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras".

Miserable mercado

También mencionó a "los ancianos abandonados por sus propios familiares, a los discapacitados, a los niños desnutridos y descartados por nuestra sociedad egoísta e hipócrita".

O al "Mediterráneo y el Mar Egeo, convertidos en un insaciable cementerio, imagen -dijo- de nuestra conciencia insensible y anestesiada".

También criticó a "los fundamentalismos y el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia".

Clamó contra "los ladrones y corruptos que en vez de salvaguardar el bien común y la ética se venden en el miserable mercado de la inmoralidad" y contra los "destructores de nuestra 'casa común', que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras".

También arremetió contra quienes quieren quitar el crucifijo de los lugares públicos y excluirle de la vida pública "en nombre de un cierto paganismo laico".

Y contra "los poderosos y los vendedores de armas que alimentan los hornos de la guerra con la sangre inocente de los hermanos".

***

El Via Crucis, como ya es tradición, tuvo lugar en el Coliseo romano, símbolo de la represión de los primeros cristianos, y este año estuvo envuelto en fuertes medidas de seguridad debido a la amenaza terrorista en el continente europeo.

La cruz pasó por las catorce estaciones que narran la Pasión de Cristo, de su calvario a la muerte crucificado y el sepulcro, y fue portada en manos de enfermos, ancianos, familias y numerosos inmigrantes, algunos de ellos procedentes de Ecuador, Paraguay, Bolivia o México.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios