27 de Mayo de 2018

Mundo

Tener piedad no es fingirse santos: Papa

Francisco dijo que para el católico esa palabra no debe tener un sentido superficial, ya que es sinónimo de espíritu religioso auténtico.

El Papa saluda a la personas que se encuentran en la Plaza de San Pedro. (Agencias)
El Papa saluda a la personas que se encuentran en la Plaza de San Pedro. (Agencias)
Compartir en Facebook Tener piedad no es fingirse santos: Papa Compartir en Twiiter Tener piedad no es fingirse santos: Papa

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco advirtió hoy que tener piedad no significa poner “cara de estampita”, cerrar los ojos y fingirse santos, ni tampoco tener lástima de lo demás.

Durante su catequesis semanal, pronunciada ante más de 50 mil personas en la Plaza de San Pedro, el líder católico reflexionó sobre el verdadero sentido de la piedad, que es la unión con Dios incluso en las dificultades.

Precisó que, para el católico, esa palabra no debe tener un sentido superficial con que a veces se utiliza, es decir tener lástima de alguien, según publica Notimex.

“Se trata de algo que sale de dentro, de una relación vivida con el corazón: es la amistad con Dios que Jesús nos ha dado y que cambia nuestra vida llenándola de entusiasmo y de alegría. Por eso, el don de la piedad suscita en nosotros ante todo la gratitud y la alabanza”, dijo.

“La piedad es sinónimo de espíritu religioso auténtico, de confianza filial con Dios, de esa capacidad de rezarle con amor y sencillez que es propia de las personas humildes de corazón”, apuntó.

Para explicar su idea, el Pontífice echó mano de un dicho de la región italiana de sus orígenes, el Piemonte, y advirtió que la piedad no es como “fare la mugna quacia”, es decir “poner cara de no haber roto un plato”.

Estableció que el don de la piedad hace a las personas capaces de alegrarse con quien está alegre y de llorar con quien llora, de acercarse a quien se encuentra solo o angustiado, de corregir a quien se equivoca, de consolar al afligido, de atender y socorrer a quien pasa necesidad.

Apuntó que existe, además, una estrecha relación entre la piedad y el sosiego; ya que esa característica permite a los seres humanos ser tranquilos y pacientes, en paz y al servicio de los demás.

“¡Entonces, sí que estamos movidos por sentimientos de piedad, no de pietismo! ¿Por qué digo piedad y no pietismo? Pues porque algunos creen que tener piedad es cerrar los ojos, poner cara de imagen, cara de santo”, ponderó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios