13 de Diciembre de 2017

Mundo

Rotherham, el pueblo de los pederastas

Ante la denuncia de que más de mil niños fueron abusados por musulmanes británicos, la comunidad pide la renuncia del jefe de la policía.

Un informe dio a conocer que más de un millar de menores fueron abusados sexualmente entre 1997 y 2013. Foto de contexto. (wiadomosci.dziennik.pl)
Un informe dio a conocer que más de un millar de menores fueron abusados sexualmente entre 1997 y 2013. Foto de contexto. (wiadomosci.dziennik.pl)
Compartir en Facebook Rotherham, el pueblo de los pederastasCompartir en Twiiter Rotherham, el pueblo de los pederastas

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- El jefe de la Policía del Sur de Yorkshire, Shaun Wright, quedó en medio de una fuerte polémica con insistentes pedidos de renuncia, tras el escándalo de pedofilia en el pueblo inglés de Rotherham, donde al menos mil 400 niños fueron abusados y explotados sexualmente.

Wright enfrenta demandas de renuncia por parte de políticos, activistas y funcionarios del gobierno luego que un informe dado a conocer esta semana revelara que más de mil menores fueron abusados sexualmente entre 1997 y 2013 por un grupo de musulmanes británicos de origen paquistaní.

La oposición laborista pidió que se abra una causa por mal desempeño público a Wright.

Por su parte, el exalcalde de Rottherham, Mike Cuff, dijo que aceptará sus responsabilidades "por fallas públicas" en el caso de "abusos horribles" en el poblado del norte de Inglaterra.

Este jueves, Wright dijo que renuncia a su membresía del Partido Laborista, pero mantendrá su cargo como comisionado para la Policía del Sur de Yorkshire, según publica el sitio web ansa.it.

"Sigo determinado y quiero seguir en mi rol como comisionado independiente de la policía del sur de Yorkshire", destacó.

En 2010, nueve personas fueron procesadas por los abusos a mil 400 niños, algunos desde once años de edad y muchos traficados a otras ciudades

"Como padre y ciudadano del sur de Yorkshire, siento profundamente lo ocurrido a las víctimas y sus familias, y reitero mis disculpas, haciéndome plenamente responsable por las fallas colectivas que ocurrieron en la Alcaldía de Rotherham durante el período en el que estuve en el cargo y hasta que renuncié en 2010", subrayó.

Wright estaba a cargo de los servicios de minoridad de Rotherham entre 2005 y 2010, cuando presentó su renuncia.

El directivo policial dijo estar ahora determinado "a llevar a cabo una enorme transformación" de la Policía, especialmente a la hora de lidiar con delitos de explotación sexual a menores.

Wright dijo que desde que asumió su nuevo cargo se logró progresar al respecto, "dando más apoyo a las víctimas, tomando medidas preventivas, aumentando la conciencia pública y llevando a los criminales a la justicia".

Sin embargo, el ministro de Seguridad en la oposición, el laborista Jack Dromey, consideró que Wright sería suspendido si se niega a renunciar.

En ese sentido, la ministra del Interior, la conservadora Theresa May, se mostró a favor de la renuncia del comisionado, pero dijo que no es su responsabilidad "contratar o despedir" a esos empleados públicos.

"Tiene preguntas concretas que responder", subrayó.

La parlamentaria por la circunscripción de Rotherham, la laborista Sarah Champion, pidió la renuncia de Wright, como también la ministra del Interior en la sombra, Yvette Cooper, el jefe del Tesoro en la oposición, Ed Balls, y el ministro de Bienestar Social en la sombra, Chris Bryant.

Por su parte, Harry Harpham, presidente del panel contra el delito del sur de Yorkshire, que controla la labor del comisionado policial, dijo que la posición de Wright "se volvió insostenible" y por ende debería renunciar lo antes posible.

"Sólo puede ser removido de su cargo si renuncia o comete un delito criminal", destacó.

En el informe dado a conocer esta semana, se reveló que muchos empleados de la alcaldía que sabían de las denuncias de abusos optaron por no actuar porque no querían ser considerados "racistas" si se enfocaban en que la mayoría de los abusadores eran de origen asiático.

En 2010, nueve personas fueron procesadas por los abusos a mil 400 niños, algunos desde once años de edad y muchos traficados a otras ciudades del norte de Inglaterra, amenazados, golpeados e intimidados físicamente.

El informe concluyó que las "fallas colectivas" del sector político, policial y de los servicios sociales fueron "flagrantes" en los 12 años que ocurrieron los abusos. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios