Prohibido el paso: Así es la letal "Isla de las Serpientes" en Brasil (VIDEO)

Este es el hogar de la Bothrops insularis, una de las serpientes más venenosas del mundo.

|
Especial.
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Redacción
CANCÚN.- Uno de los lugares más peligrosos del mundo se encuentra frente a las costas brasileñas, pero no te dejes engañar por la ubicación, esta isla no cuenta con playas paradisíacas o largos arenales, de hecho, ni siquiera cuenta con un puerto debido a que el gobierno ha prohibido su acceso, así es la Isla Quemada Grande, en donde habitan al menos 4 mil de las serpientes más venenosas del mundo.

¿En dónde está la Isla de las Serpientes?

La isla cuenta con una extensión de 43 hectáreas, se ubica en el océano Atlántico frente a la costa de San Pablo en Brasil.

También conocida como la Isla de las Serpientes, este lugar es el único en el mundo donde habita la Bothrops insularis, quien de acuerdo con un documental de Discovery Channel, se calcula que hay un ejemplar por cada metro cuadrado de la isla.

Miguelrangeljr (Wikipedia).

¿Se puede visitar la Isla de las Serpientes?

El acceso a La Iha de Queimada Grande está prohibido

y sólo es posible visitarla con autorización de las autoridades brasileñas. Cada año se le permite a un grupo de científicos visitar la isla con fines de investigación, pero se tienen estrictas normas para poder acceder a ella, entre ellas, llevar a un médico en el equipo debido a la alta probabilidad de ser mordido por una serpiente.

60 Minutes Australia.

Las serpientes más venenosas del mundo

Nat Geo Wild.

Hace unos 11 mil años la isla quedó separada del resto de la tierra, en ella las serpientes se desarrollaron de una manera distinta: son cinco veces más venenosas que su parientes de tierra firme. Estas serpientes se alimentan de aves migratorias debido a que los pájaros que habitan en la isla ya saben cómo huir de sus ataques. La evolución permitió a las serpientes desarrollar un veneno más letal para poder atrapar a sus presas más rápido.

Además de los investigadores los únicos que se arriesgan a ingresar a la isla son cazadores furtivos, quienes trafican las especies únicas del lugar por precios exorbitantes en el mercado negro.

Cargando siguiente noticia