21 de Septiembre de 2018

Mundo

Reconstrucción en Colorado costará dos mil mdd

Las lluvias dejaron 16 mil edificios afectados, mil 700 viviendas destruidas; además, cientos de kilómetros de carreteras y vías ferroviarias deberán ser reconstruidos.

Vista general de una casa afectada pro las inundaciones en el condado Weld, al norte de Denver, Colorado. (EFE)
Vista general de una casa afectada pro las inundaciones en el condado Weld, al norte de Denver, Colorado. (EFE)
Compartir en Facebook Reconstrucción en Colorado costará dos mil mddCompartir en Twiiter Reconstrucción en Colorado costará dos mil mdd

EFE
DENVER, Colorado.- La reconstrucción de las infraestructuras de Colorado destruidas por las inundaciones de la última semana costará más 2,000 millones de dólares y su finalización tardará varios años, anunciaron hoy las autoridades locales.

Según el Departamento de Emergencias de Colorado, ninguna de las agencias oficiales pudo hasta ahora completar un cálculo certero de las consecuencias de desastre, que dejó seis muertos confirmados y, según los últimos datos oficiales, facilitados esta mañana, 201 personas sin localizar.

Las fuertes lluvias de la pasada semana y las consiguientes inundaciones dejaron 16 mil edificios afectados, mil 700 viviendas destruidas y cientos de kilómetros de carreteras y vías ferroviarias que deberán ser reconstruidos en 17 condados del estado.

Desde el jueves de la semana pasada y hasta el lunes por la noche, las torrenciales lluvias provocaron la rápida crecida de ríos y arroyos en una zona de unas 120 millas de norte a sur, desde Fort Collins hasta Colorado, y de más de 30 millas, de este a oeste, entre las Montañas Rocosas y la Carretera I-25.

Las inundaciones también causaron severos daños o dejaron fuera de servicio plantas de tratamiento de aguas en varias ciudades afectadas

Las inundaciones afectaron principalmente a las localidades de Lyons y Jamestown (en ambos casos, la población entera fue evacuada) y causó serios daños en Boulder, Estes Park y en ciudades en las praderas como Evans y Milliken, entre otras.

Se estima que más de 20 mil personas fueron desplazadas de sus hogares. De ellas, 6 mil 400 ya pidieron ayuda al gobierno por medio de la Agencia Federal de Respuestas a Emergencias (FEMA).

A su vez, el Departamento de Transporte de Colorado (CDOT) y su contraparte federal indicaron, por medio de un comunicado, que se necesitarán unos 40 millones de dólares para reparar carreteras y otros 112 millones de dólares para reparar los 50 puentes dañados por las inundaciones.

El presupuesto total de CDOT para emergencias es de sólo 100 millones de dólares. Según Amy Ford, portavoz de CDOT, el costo total de las reparaciones podría ser más alto que el estimado oficial, debido a que se trata de "un desastre sin precedentes" que erosionó el suelo debajo de las carreteras en algunas de las principales rutas montañosas de Colorado.

CDOT, por ejemplo, debió cerrar partes de la transitada carretera US36, que conecta a Boulder con Denver, para reconstruir un puente que había sido construido en 1971. Sólo ese proyecto tiene un presupuesto de 1.3 millones de dólares.

Por su parte, la destrucción de las vías obliga a los trenes de pasajeros y de carga que antes atravesaban las Montañas Rocosas a realizar una ruta alternativa con un desvío de casi 600 millas por Utah y Wyoming.

Las inundaciones también causaron severos daños o dejaron fuera de servicio a las plantas de tratamiento de aguas servidas en varias de las ciudades afectadas, destruyeron cosechas en la principal región agrícola de Colorado y provocaron derrames de petróleo en al menos una excavación petrolera activa en el norte del estado.

En esa zona de Colorado casi el 40 por ciento de la población es de origen hispano, muchos de ellos inmigrantes que llegaron al área a mediados de la década de los noventa atraídos por oportunidades de empleo en granjas y frigoríficos.

Esta mañana, los consulados de México y de Guatemala en Colorado iniciaron sendas campañas para comunicarse con los ciudadanos de esos países para informales sobre las opciones de ayuda disponibles para ellos y las precauciones que deben tomar (como consumir solo agua hervida o embotellada) hasta que se normalice la situación.

La iniciativa de los consulados se inició, en parte, después de que se conociera la existencia de mexicanos o guatemaltecos afectados por las inundaciones, especialmente en la localidad de Evans, que se negaron a recibir ayuda o a ser evacuados por el temor a que, de hacerlo, serían entregados a las autoridades federales de inmigración.

Como respuesta, los consulados proveyeron una lista de iglesias y centros comunitarios a los que los inmigrantes pueden ir a buscar ayuda, sin que eso signifique contacto con agentes federales. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios