22 de Mayo de 2018

Mundo

 / EU-Cuba

Expira el último recuerdo de la Guerra Fría

El presidente Obama reconoció que las más de cinco décadas de aislamiento impuesto a Cuba no han servido para nada.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos traerá nuevos aires a la isla. (AP)
El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos traerá nuevos aires a la isla. (AP)
Compartir en Facebook Expira el último recuerdo de la Guerra FríaCompartir en Twiiter Expira el último recuerdo de la Guerra Fría

Agencias
WASHINGTON, D.C.- Después de medio siglo de acritud de la Guerra Fría, Estados Unidos y Cuba se movilizaron el miércoles para reanudar sus relaciones diplomáticas, un cambio histórico que podría vigorizar el flujo de dinero y personas a través del estrecho que separa a ambas naciones.

El sorpresivo anuncio del presidente Barack Obama en Washington, secundado por su homólogo cubano Raúl Castro en La Habana, estuvo acompañado por un silencioso intercambio de espías encarcelados y la festejada liberación del estadounidense Alan Gross, un contratista gubernamental que estuvo encarcelado cinco años en Cuba.

El cambio en las políticas entre Washington y La Habana fue la culminación de 18 meses de conversaciones secretas entre los antiguos enemigos, las cuales incluyeron una serie de reuniones en Canadá y la participación personal del papa Francisco en el Vaticano, según informa The Associated Press. 

Fue también una empresa extraordinaria de Obama sin autorización del Congreso a medida que establece el rumbo de los últimos años de su presidencia.

"Estos 50 años han mostrado que el aislamiento no ha funcionado", declaró Obama en la Casa Blanca. "Es hora de un enfoque nuevo".

Obama habló mientras Castro se dirigía a sus conciudadanos en La Habana, donde las campañas de las iglesias repicaron y los maestros hicieron una pausa en sus lecciones para comentar la noticia. Castro dijo que, aunque Estados Unidos y Cuba tienen puntos de vista distintos en muchos aspectos, "deberíamos aprender el arte de vivir juntos de manera civilizada a pesar de nuestras diferencias".

Los planes de Obama para relanzar las relaciones de Estados Unidos con Cuba son amplios: busca extender los vínculos económicos, abrir una embajada en La Habana, enviar funcionarios estadounidenses de alto rango -incluido el secretario de Estado John Kerry- a visitar la isla, y someter a revisión la designación de Cuba como un país que patrocina el terrorismo. Washington también está disminuyendo las restricciones para viajar a Cuba, incluidas las visitas a familiares, los negocios oficiales del gobierno y las actividades educativas. Pero los viajes turísticos siguen prohibidos.

Primera llamada

Obama y Castro hablaron por teléfono el martes durante casi una hora, la primera llamada telefónica a nivel presidencial entre los líderes de sus naciones desde la Revolución Cubana de 1959 y la aprobación del embargo económico estadounidense hacia la isla, la cual se encuentra a sólo 144 kilómetros de las costas de la Florida. Se espera que los dos hombres se reúnan en una cumbre regional en Panamá a principios del año próximo.

Obama no descartó viajar a Cuba antes de que concluya su presidencia, y declaró a ABC News: "Por el momento no tengo planes de visitar Cuba, pero ya veremos cómo evolucionan las cosas".

A pesar de la declaración del mandatario, el embargo a Cuba fue aprobado por el Congreso, y sólo los legisladores pueden revocarlo. Eso parece improbable que ocurra pronto, dado el rechazo que la mayoría de los republicanos expresaron ante las acciones de Obama. Ese partido asumirá el control total del Capitolio a partir de enero.

"Las relaciones con el régimen de los Castro no deberían ser reexaminadas, mucho menos normalizadas, hasta que el pueblo cubano disfrute de libertad, y ni un segundo antes", dijo John Boehner, republicano por Ohio y presidente de la Cámara de Representantes. 

"Aquí no hay un `nuevo rumbo', sólo una más en una larga línea de concesiones inconscientes a una dictadura que trata brutalmente a su pueblo y conspira con nuestros enemigos".

El paso más importante

La respuesta en diversas partes del mundo fue mucho más amigable, en especial en Latinoamérica, donde la política estadounidense hacia Cuba es motivo de duras críticas.

El presidente venezolano Nicolás Maduro consideró que la acción de Obama fue un "gesto de valentía y necesario en la historia... da un paso, quizá, el más importante de su presidencia".

Por su parte, el Vaticano dijo que el papa Francisco "se complace vivamente por la histórica decisión de los gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente".

En Cuba, una sensación de euforia se extendió por La Habana mientras la gente se reunía en torno a los televisores para observar los anuncios de Obama y de Castro.

"Esto es como una bocanada de oxígeno, un deseo hecho realidad, porque con esto tenemos que superar nuestras diferencias", dijo Carlos González, de 32 años, especialista en informática de La Habana. "Es un avance que abrirá el camino a un mejor futuro para los dos países".

Un poco de historia

Hace medio siglo, Estados Unidos reconoció el nuevo gobierno de Fidel Castro poco después de que sus insurgentes derrocaron al dictador Fulgencio Batista. Pero pronto las relaciones comenzaron a agriarse luego de que Cuba profundizó sus relaciones con la Unión Soviética.

En 1961 Washington rompió las relaciones diplomáticas con la isla, y luego se llevó a cabo la fallida invasión de Bahía de Cochinos patrocinada por la Casa Blanca en la que se buscaba derrocar a Castro. 

Al año siguiente, un bloqueo estadounidense obligó al retiro de misiles soviéticos de Cuba en una parálisis diplomática que puso al mundo al borde de una guerra nuclear.

Gross abordó un avión del gobierno estadounidense el miércoles por la mañana y partió de Cuba, acompañado por su esposa y tres legisladores estadounidenses. En la nave lo esperaban grandes tazones de maíz reventado y un emparedado de carne en conserva.

"Esto lo cambia todo", afirmó Gross en pocas pero emotivas palabras más tarde en Washington. Sonrió a la prensa y se vio que le faltaban varios dientes, los cuales perdió durante su encarcelamiento, tras mirar con admiración las banderas estadounidenses a su espalda y precisando que lo liberaron el primer día de Janucá.

Ambas naciones también liberaron a espías que retenían.

El gobierno de Castro puso en libertad a un espía cubano que pasó casi 20 años en la cárcel luego de trabajar para Estados Unidos y tener acceso a información de inteligencia celosamente guardada en los niveles más elevados del gobierno en La Habana.

A cambio, Washington liberó a los tres miembros restantes del grupo conocido como los Cinco Cubanos, que estuvieron encarcelados en la Florida. Los hombres, considerados héroes en Cuba, formaban parte de la "Red Avispa" enviada por el entonces presidente Fidel Castro para que espiaran en el sur de la península.

Los otros dos integrantes de los Cinco ya habían sido liberados luego de que cumplieron sus sentencias.

Quedan preocupaciones

Las autoridades estadounidenses dijeron que Cuba está tomando algunos pasos como parte del acuerdo para atender sus irregularidades en el respeto a los derechos humanos, incluida la liberación de 53 prisioneros políticos, así como permitir mayor acceso a internet.

Obama dijo que sigue teniendo serias preocupaciones sobre la isla en materia de derechos humanos, pero no cree que la política estadounidense hacia Cuba haya estado impulsando un cambio en el comportamiento del gobierno.

"No creo que podamos seguir haciendo lo mismo durante más de cinco décadas y esperar un resultado diferente", afirmó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios