20 de Mayo de 2018

Mundo

Juan Carlos de Borbón, el héroe que se desmoronó en 2 años

El monarca cedió el trono al príncipe Felipe ante el desplome de la popularidad de la Corona por sus recientes escándalos.

El Rey gozó de tal popularidad que la sociedad española se definía como 'juancarlista'. (Archivo/AP)
El Rey gozó de tal popularidad que la sociedad española se definía como 'juancarlista'. (Archivo/AP)
Compartir en Facebook Juan Carlos de Borbón, el héroe que se desmoronó en 2 añosCompartir en Twiiter Juan Carlos de Borbón, el héroe que se desmoronó en 2 años

Agencias
MADRID, España.- El rey de España, Juan Carlos de Borbón, se situó en las últimas décadas como impulsor de la actual democracia española y la modernidad del país tras casi 39 años de reinado que puso fin al abdicar este 2 de junio de 2014.

En su reinado que inició el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte del dictador Francisco Franco (que gobernó al término de la Guerra Civil española en 1939 y hasta 1975) se consiguieron numerosos logros ensalzados por la clase política, empresarial y mediática española.

Nacido en Roma el 5 de enero de 1938, donde residía la familia real tras haberse proclamarse la II República Española en 1931, la educación de Juan Carlos transcurrió en España por acuerdo de su padre, Juan de Borbón.

Al cumplir los 10 años de edad, se trasladó a España donde continuó su educación bajo la protección de Franco y su régimen, por lo que estudió en las academias de los tres ejércitos y estudió Derecho Político e Internacional, Economía y Hacienda en la Universidad Complutense de Madrid.

En 1962 se casó con la princesa Sofía de Grecia, con la que tuvo a su primogénita Elena en 1963, a Cristina en 1965, y en 1968 a Felipe, quien le sucederá en el trono como Felipe VI.

En 1969, ya como príncipe, Franco se decidió a designarlo heredero de la Jefatura de Estado a título de rey, debido a las malas relaciones del dictador con Juan de Borbón, lo que provocó un conflicto interno en la familia real.

La Reforma Política

El 22 de noviembre de 1975 fue proclamado por las Cortes españolas como rey de España, nuevo jefe de Estado, tras la muerte de Franco, y en su discurso expresó las ideas básicas de su reinado: restablecer la democracia y ser el rey de todos los españoles, sin excepción.

En 1976, el último presidente del gobierno franquista Carlos Arias Navarro, y el rey se decantaron por Adolfo Suárez, quién había encabezado el Movimiento (partido único de la dictadura de corte fascista) pero convencido de la necesidad de la transición a la democracia.

El rey y Suárez prepararon en 1976 la Reforma Política, que cambió las reglas del juego político, desmanteló al movimiento, permitió la legalización de otros partidos políticos (como los socialistas y comunistas), sindicatos y convocó a elecciones en 1977.

Don Juan de Borbón renunció a sus derechos dinásticos, como hijo de Alfonso XIII, y eso le permitió a Juan Carlos consolidar su reinado, y que Felipe se convierta en príncipe primer heredero en la línea sucesoria.

En diciembre 1978 se aprobó en referéndum la Constitución que convirtió a España en monarquía parlamentaria, a la usanza de otras democracias europeas, en las que el rey arbitra y modera el funcionamiento de las instituciones, y anuncia que la acata.

Sociedad 'juancarlista'

La clase política española le reconoce su papel ante el intento de golpe de Estado el 23 de febrero de 1981, cuando secuestrados Parlamento y gobierno por un grupo de guardias civiles desautorizó tal acción y ordenó como jefe de las Fuerzas Armadas el restablecimiento constitucional.

Desde ese momento su reinado se afianzó, y se reforzó su papel como mediador político y principal embajador de España en las relaciones, en las que fue ganando por su cada vez más amplia agenda de contactos y su facilidad para las relaciones.

Juan Carlos fue considerado por mucho tiempo como el monarca más cercano a su pueblo

Tanto historiadores, biógrafos y políticos consideraron que esos hechos en su conjunto, marcaron a la sociedad española que en vez de definirse como monárquica lo hacía como “juancarlista”.

En su reinado se logró n la incorporación de España a la entonces Comunidad Económica Europea (CCE) en 1986, actualmente Unión Europea (UE), se consiguieron los Juegos Olímpicos Barcelona 1992, la Expo Universal Sevilla de ese año, entre otros acontecimientos.

En 1991 fue uno de los impulsores de las Cumbres Iberoamericanas que tuvo su primera edición en Guadalajara, México, y en la que se convirtió en uno de sus principales defensores.

La popularidad del rey dentro de España se mantuvo en los niveles más elevados casi a lo largo de reinado, e incluso en 2007 fue considerado en una votación organizada por la cadena Antena 3 como el personaje español más importante de la historia.

De hecho, numerosas publicaciones (principalmente europeas) le consideraron por mucho tiempo como el monarca más cercano a su pueblo, sus apariciones espontáneas en restaurantes, lugares públicos, y principalmente el trato “campechano” para con todas las personas.

Desplome de popularidad

La imagen, la mejor valorada por los españoles, se comenzó a desplomar en 2012 cuando se conocieron los detalles del caso de corrupción de su yerno, Iñaki Urdangarin, casado con la infanta Cristina, de corrupción a través de su empresa Nóos con los gobiernos de Islas Baleares y Comunidad Valenciana.

La revelación de que se rompió la cadera durante un viaje de cacería a Botswana en abril de 2012, en medio de la fuerte crisis económica y elevado desempleo aceleró la pérdida de popularidad, a la vez que abrió la etapa de varias operaciones por su delicado estado de salud.

Entre las principales críticas en su contra, se ubicaron siempre las del llamado “pacto de silencio” que privó durante muchos años en su relación con los medios de comunicación, que mantenían un cerco en torno a la vida de toda la familia real.

Sin embargo, fueron numerosos los casos de rumores y algunas informaciones en diferentes etapas del reinado que le vinculaban con otras mujeres, como el caso en 2012 de Corinna zu Syan Wittgenstein, a la que presuntamente le facilitó una vivienda en terrenos del palacio de La Zarzuela.

En medio de la crisis económica de los últimos años, también se cuestionó la fortuna familiar, así como la falta de transparencia, por lo que el proyecto de Ley de Transparencia del gobierno de Mariano Rajoy incluyó a la Casa Real como institución sujeta a su cumplimiento.

¿Qué procede ahora?

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, convocó para este martes a una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que aprobará la ley orgánica que regulará la abdicación del Rey y que será enviada este mismo día al Parlamento.

En su comparecencia de ayer en el Palacio de la Moncloa para anunciar la abdicación de don Juan Carlos, Rajoy explicó que se celebraría esa reunión extraordinaria del Consejo con el objetivo de cumplir las previsiones constitucionales en esta materia.

Avanzó que, por tratarse de una abdicación, será necesario aprobar una ley orgánica de acuerdo con lo que establece el artículo 57.5 de la Constitución.

"Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica", señala ese artículo.

Esa ley no se ha aprobado en todo el periodo democrático y, por ello, debe hacerlo hoy el actual Gobierno en la segunda reunión extraordinaria del Gabinete de Rajoy en toda la legislatura.

La anterior fue el 24 de marzo, cuando se reunió para aprobar la concesión a título póstumo al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez del Collar de la Rea y Distinguida Orden de Carlos III, la máxima distinción honorífica de las órdenes civiles españolas.

Nuevo Rey, en semanas

Fuentes del Ejecutivo han informado a Efe de que el texto de la ley que se aprobará hoy será "sencillo" y de que el objetivo, tal y como apuntó ayer Rajoy en su comparecencia, es que "en un plazo muy breve" las Cortes proclamen Rey al actual Príncipe de Asturias.

Un plazo que el Palacio de la Zarzuela calcula entre tres y seis semanas.

El Gobierno remitirá hoy mismo la ley orgánica al Congreso, cuya Mesa y Junta de Portavoces se reunirán por la tarde y definirán el calendario de tramitación de la ley.

Todo apunta a que el pleno del Congreso que se convoque al efecto, tramitará la norma en lectura única y, posteriormente, será enviada al Senado.

Tras su aprobación parlamentaria será publicada en el Boletín Oficial del Estado y se celebrará en el Congreso el acto de coronación de Felipe VI.

(Con información de EFE y Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios