23 de Septiembre de 2018

Mundo

Se toman fotos con una ballena muerta en Brasil

El cadáver obligó a las autoridades a cerrar parte de la zona costera.

El cadáver del cetáceo apareció flotando en la costa de Río de Janeiro. (AP).
El cadáver del cetáceo apareció flotando en la costa de Río de Janeiro. (AP).
Compartir en Facebook Se toman fotos con una ballena muerta en BrasilCompartir en Twiiter Se toman fotos con una ballena muerta en Brasil

Agencia
RÍO DE JANEIRO.- El gigantesco cuerpo de una ballena muerta sorprendió a los bañistas que disfrutaban de un feriado en las playas de Río de Janeiro y obligó a las autoridades a cerrar parte de la zona costera.

El cadáver del cetáceo apareció flotando por la mañana frente a la ribera del barrio de Ipanema, una de las áreas tradicionales de la ciudad, y poco después las corrientes lo depositaron sobre la arena, informa Milenio.

(AP). 

Parte de la playa fue acordonada para evitar que los curiosos que buscaban verlo de cerca, o tomarse una fotografía, entraran en contacto con la carcasa, de la que emanaba un fuerte olor a descomposición.

También te puede interesar: Papa Francisco recibe como regalo un ... ¡Lamborghini!

El cuerpo será retirado en un camión y luego enterrado por razones sanitarias.

"No es posible saber lo que le pasó. Murió ya hace algún tiempo. Tiene una descomposición avanzada y eso torna difícil saber cuál fue la causa de su muerte", dijo Rafael Carvalho, biólogo de mamíferos acuáticos de la Universidad de Rio de Janeiro.

El especialista forma parte de un equipo dedicado a retirar ballenas encalladas, un incidente relativamente habitual ya que Rio es un área de pasaje de la migración anual que realizan estos gigantes del mar.

(AP).

Las olas mecían el cuerpo gris del ejemplar de ballena Yubarta y exponían al sol su vientre blanco de 14 metros, según la medición que realizaron los técnicos. Algunos huesos de su mandíbula se habían desprendido y yacían sobre la arena húmeda.

"Es muy raro en Ipanema. Nunca lo había visto así, tan cerca. Me hubiese gustado haber tenido la posibilidad de salvarla", dijo Mauro Azevedo, un carioca de 62 años, que se había acercado al lugar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios