Como en Chernóbil: radiación del accidente de Severodvinsk traspasa frontera rusa

Detectan altos niveles de yodo radioactivo en un poblado de la vecina Noruega.

|
La autoridad noruega de radiación y seguridad nuclear, DSA, dijo que había detectado el yodo radiactivo en su estación de filtro de aire en Svanhovd, que se encuentra en la frontera con Rusia. (Infoabe)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencia
OSLO, Noruega.- El organismo de seguridad nuclear de Noruega está analizando pequeñas cantidades de yodo radiactivo detectadas en el aire en el norte del país en los días posteriores a una explosión durante una prueba del propulsor de un cohete en Rusia.

De acuerdo con información de Reuters e Infobae, la agencia nuclear estatal de Rusia, Rosatom, dijo el sábado que siete personas murieron por la explosión y que el accidente involucró "fuentes de energía de isótopos", sin dar más detalles.

La autoridad noruega de radiación y seguridad nuclear, DSA, dijo que había detectado el yodo radiactivo en su estación de filtro de aire en Svanhovd, que se encuentra en la frontera con Rusia. Un río separa los dos países en esa zona. Las muestras fueron recolectadas del 9 al 12 de agosto, mientras que el accidente en la región de Arkhangelsk, en el norte de Rusia, ocurrió el 8 de agosto, señaló.

"Actualmente no es posible determinar si la última detección de yodo está relacionada con el accidente en Arkhangelsk. La DSA continúa haciendo análisis más frecuentes", dijo la agencia.

Tales mediciones de radiación no son inusuales en Noruega, ya que sus estaciones de monitorización detectan yodo radiactivo entre seis y ocho veces al año y la fuente generalmente se desconoce.

Aunque la información provista por agencias rusas estatales y privadas de noticias fue en un comienzo contradictoria, las autoridades ya han confirmado que un pequeño reactor nuclear estalló mientras un grupo de científicos trabajaba en una base militar y centro de pruebas de misiles en Nyonoksa, un pueblo en las afueras de Severodvinsk. De acuerdo con medios rusos y con las agencias de inteligencia estadounidenses citadas por este país, se trataría del motor del nuevo Burevestnik.

Cinco científicos y dos militares murieron en el acto, mientras que un número no especificado de personas resultaron heridas. Los niveles de radiación en la zona subieron a valores entre 4 y 16 veces lo normal por el espacio de 90 minutos, de acuerdo con el Servicio Federal de Hidrometeorología y Vigilancia Ambiental de Rusia (Rosgidromet) citado por la agencia TASS, antes de normalizarse.

El accidente ocurrió durante la prueba de un nuevo cohete, el Burevestnik. Rusia ha estado probando esta arma que tiene la capacidad de llevar ojivas nucleares desde 2017 y aún dista de estar operativa, como evidenció el accidente del pasado jueves.

Cargando siguiente noticia