21 de Septiembre de 2018

Mundo

'Un gobernante que no ama, no puede gobernar'

El Papa dijo, durante la misa que celebró en Santa Marta, que no se puede gobernar sin amor al pueblo y sin humildad.

El Papa exhorta a quienes son gobernados a elevar plegarias. (Agencias)
El Papa exhorta a quienes son gobernados a elevar plegarias. (Agencias)
Compartir en Facebook 'Un gobernante que no ama, no puede gobernar'Compartir en Twiiter 'Un gobernante que no ama, no puede gobernar'

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco aseguró hoy que la "humildad y amor por el pueblo" deben ser características de quien gobierna y sostuvo que "un buen católico" debe participar en la vida política, inmiscuirse, y ayudar a la buena gestión.

El Pontífice comentó de ese modo el evangelio del centurión que pide con humildad la curación del siervo y la carta de San Pablo a Timoteo, con la invitación a rezar por los gobernantes, y se refirió al "servicio de la autoridad".

El Papa, en la misa que celebró en Santa Marta, sostuvo que un católico debe integrarse a la política con "ideas, sugerencias", pero sobre todo con la plegaria, según publica el sitio web ansa.it.

Quien gobierna, dijo el Pontífice, "debe amar a su pueblo" porque "un gobernante que no ama, no puede gobernar: al máximo podrá disciplinar, poner un poco de orden, pero no gobernar".

Bergoglio destacó que "existe el hábito de decir sólo cosas malas de los gobernantes"

"No se puede gobernar sin amor al pueblo y sin humildad, y cada hombre, cada mujer que debe tomar posesión de un servicio de gobierno, debe hacerse esta pregunta: ¿Yo amo a mi pueblo para servirlo mejor? ¿Soy humilde y siento a todos los otros, las diversas opiniones, para elegir el mejor camino?", manifestó Jorge Bergoglio.

San Pablo, dijo el Papa, exhorta a quienes son gobernados a elevar plegarias "para todos aquellos que están en el poder, para que podamos conducir una vida calma y tranquila".

Los ciudadanos no pueden desinteresarse de la política, sostuvo el Pontífice.

"Nadie de nosotros puede decir: 'Pero yo en esto no entro, ellos gobiernan'. No, no, yo soy responsable de su gobierno y debo hacer lo mejor para que ellos gobiernen bien y debo hacer lo mejor participando en la política como yo puedo", manifestó Bergoglio.

"La política -dice la Doctrina Social de la Iglesia- es una de las formas más altas de la caridad, porque sirve al bien común. Yo no puedo lavarme las manos, ¿eh? Todos debemos hacer algo", advirtió.

En ese sentido, subrayó que "un buen católico se inmiscuye en política ofreciendo lo mejor de sí, para que el gobernante pueda gobernar. ¿Pero qué es lo mejor que nosotros podemos ofrecer a los gobernantes? La plegaria".

Bergoglio destacó que "existe el hábito de decir sólo cosas malas de los gobernantes" o "hablar sobre cosas que no van bien", como cuando se escuchan informes en la televisión o se leen en los diarios, y aparece "siempre lo malo, siempre contra".

Quizás, enfatizó, "el gobernante, sí, es un pecador, como David lo era, pero yo debo colaborar con mi opinión, con mi palabra, también con mi corrección", ya que "todos debemos participar en el bien común".

"Tantas veces hemos escuchado: 'un buen católico no se inmiscuye en política'. Esto no es verdad, ese no es el camino", dijo Francisco.

"Un buen católico se inmiscuye en política ofreciendo lo mejor de sí, para que el gobernante pueda gobernar. ¿Pero qué es lo mejor que podemos ofrecer a los gobernantes? La plegaria", agregó.

En ese sentido, manifestó que "damos lo mejor de nosotros, ideas, sugerencias. Rezamos por los gobernantes para que nos gobiernen bien, para que lleven nuestra patria, nuestra nación adelante y también el mundo, que haya paz y bien común".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios