15 de Diciembre de 2017

Mundo

El Papa abre los archivos del Vaticano

El Sumo Pontífice autorizó la entrega de documentos de la Iglesia para los juicios sobre la dictadura militar en Argentina.

El pasado miércoles, el Papa Francisco recibió a Estela de Carlotto, líder de las Abuelas de la Plaza de Mayo, junto al nieto que encontró hace unos meses. (EFE)
El pasado miércoles, el Papa Francisco recibió a Estela de Carlotto, líder de las Abuelas de la Plaza de Mayo, junto al nieto que encontró hace unos meses. (EFE)
Compartir en Facebook El Papa abre los archivos del VaticanoCompartir en Twiiter El Papa abre los archivos del Vaticano

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- Autoridades diplomáticas de Argentina revelaron este jueves que el Papa aprobó una reforma legal que permite abrir los archivos del Vaticano para brindar información en juicios sobre personas desaparecidas durante la dictadura en ese país.

El embajador ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero, y el ministro de la embajada ante Italia, Carlos Cherniak, coincidieron en la importancia de este procedimiento, que ya dio resultados concretos y llevaron a la condena de los responsables del asesinato del obispo Enrique Angelelli, ocurrido en 1976.

“El Vaticano decidió abrir sus archivos cuando exista una solicitud judicial específica (...) Son respuestas que el Papa está dando”, dijo Cherniak.

Las declaraciones del funcionario se dieron en una rueda de prensa ofrecida por la presidenta de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien contó los detalles del encuentro que sostuvo la víspera junto a su nieto recuperado, Ignacio Guido Montoya Carlotto, con el Papa.

Asistencia humanitaria

Por otra parte, Cafiero explicó que en junio de 2013 mediante un “motu proprio” (decreto) el pontífice Francisco autorizó la reforma a los códigos Penal y Procesal Penal del Estado de la ciudad del Vaticano.

“En varios artículos cambiados se prevé una asistencia especial a la justicia por causas humanitarias. Por lo tanto, con una solicitud judicial de Argentina se puede ingresar a los archivos llamados secretos, aunque en realidad son privados del Vaticano, ahí se puede obtener información sobre algún caso preciso”, añadió.

Al respecto Carlotto refirió que no tocó ese tema durante la reunión de media hora que sostuvo con Jorge Mario Bergoglio la tarde del miércoles en una sala del complejo Aula Pablo VI del Vaticano. “Me invitó como abuela con su nieto, no como presidente de Abuelas de Plaza de Mayo”, precisó.

De todas maneras, aseguró que la organización que preside ha pedido los archivos de la Iglesia pero en Argentina, donde organizaciones católicas como el Movimiento Familiar Cristiano entregaron a personas que no eran sus familias a nietos robados en el tiempo de la dictadura (1976-1982).

“Hemos encontrado ya algunos nietos que fueron entregados por este movimiento. Ante eso le pedimos al Papa que diera instrucciones para que en Argentina la Iglesia colaborara explícitamente para buscar los nietos que faltan”, señaló.

“De ahí que tenemos contacto y muy buena relación con la jerarquía de la Iglesia, nos han ya enviado material de archivo que no arrojó hasta ahora ninguna novedad en el estudio institucional que se hizo”, apuntó.

Versiones malintencionadas

Asimismo Estela de Carlotto reconoció que estaba equivocada cuando juzgó con duros términos a Francisco y sugirió que era parte de “la Iglesia que oscureció al país”, los días posteriores a su elección como Papa en marzo de 2013.

“Es verdad, no sentimos mucha alegría (cuando lo eligieron)”, aceptó al referir que la actitud de las Abuelas al enterarse que había sido seleccionado para guiar a la catolicidad. “Nunca habíamos escuchado hablar a Bergoglio de los desaparecidos, hablar de los niños que se debían buscar”, justificó.

De hecho contó que alguna vez, cuando era arzobispo de Buenos Aires, el ahora Papa Francisco le mandó a decir mediante un amigo en común que quería verla, pero ella le respondió “orgullosamente”: “¡Qué me llame!”. Pero al final no la llamó.

Sostuvo que existían “versiones malintencionadas”, según las cuales él había entregado a dos sacerdotes jesuitas e insistió que “era mala información”, porque inmediatamente después salió a la luz la verdadera historia por la cual él había colaborado para salvar a gente de la dictadura.

“En la Argentina estamos construyendo la historia, no somos dueños de la verdad, podemos equivocarnos, al juzgar bien o al juzgar mal, porque estamos desentrañando la historia, nosotros los familiares de las víctimas y no los victimarios, ellos están en silencio en la cárcel”, explicó.

“Hoy si alguien sigue hablando mal está mintiendo, por eso es sano, es humano, es natural rectificar si uno está equivocado”, abundó.

Sabemos perdonar

Advirtió que ella ya aclaró que estaba equivocada y subrayó que si hubiese sostenido esa información errada, el Papa no la hubiera invitado al Vaticano.

Reveló que en su encuentro con Francisco “salió ese tema” y el pontífice lo minimizó diciendo: “Eso ya está, es el pasado, ahora estamos acá en este camino”.

“Estamos entre cristianos y los cristianos sabemos perdonar, entender y decir la verdad, eso es lo más importante”, sentenció.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios