11 de Diciembre de 2018

Mundo

Vestimenta militar, el traje 'de fiesta' en Norcorea

Intimidante despliegue de armamento y un discurso retador levanta el ánimo patriota de los civiles.

Los norcoreanos corearon 'Kim Jong-un, estamos listos para morir por ti '. (Agencias)
Los norcoreanos corearon 'Kim Jong-un, estamos listos para morir por ti '. (Agencias)
Compartir en Facebook Vestimenta militar, el traje 'de fiesta' en NorcoreaCompartir en Twiiter Vestimenta militar, el traje 'de fiesta' en Norcorea

Agencias.
PYONGYANG, Corea del Norte.- Con un desfile militar en el Kim Il-sung Square, Corea del Norte celebró hoy el 60mo. aniversario de la firma del armisticio que puso fin a la sangrienta Guerra de Corea (1950-1953), honrando al genio revolucionario expresado por tres generaciones de familia Kim. 

El líder norcoreano Kim Jong-un encabezó el desfile militar con el invitado más ilustre en llegar a Pyongyang para las festividades, el vicepresidente chino Li Yuanchao.

Desde los juegos masivos Arirang celebrados el día de ayer, como bien señala la agencia Ansa Latina, en Pyongyan los militares montaron una seguidilla de festejos para conmemorar el fin de la guerra con Corea del Sur y su aliado Estados Unidos.

El desfile militar demostró un imponente escuadrón de soldados marchando al unísono unos tras otros, con orden marcial, blindados, cargando armamento y demostrando a los asistentes los misiles que tiene Corea del Norte para la eventual defensa de su país.

La jornada bélica recordó aquellas manifestaciones de grandeza de la ex Unión Soviética durante la Guerra Fría, cuando las calles de Moscú se convertían en una exhibición del poder castrense y en un alarde de la maquinaria armamentista del Kremlin.

Desde los palcos de observación, montados en la tradicional plaza de la capital norcoreana, los civiles vieron a sus militares marchando a paso de ganso bajo un calor abrasador; los cuerpos de élite y equipos pesados tales como artillería, tanques y misiles, también hicieron gala de su disciplina y lealtad patria.

Las tropas mostraron armas cortas en mano y al hombro, otras de largo alcance, de medio y acaso hasta el temido misil Musudan, colocados en marzo sobre las plataformas de lanzamiento en Wonsan en la costa este, con supuesta capacidad de llegar hasta Corea del Sur, Japón y la isla de Guam, territorio estadounidense.

No quieren guerra, pero se preparan

Choe Ryong-hae, uno de los miembros más influyentes del Partido de los Trabajadores, estrecho colaborador de Kim, dijo en su discurso que "hoy fue el día del orgullo, de la unidad en torno al liderazgo y también un día para la advertencia a los enemigos (...) la realidad muestra que aunque buscamos la paz, debemos prepararnos para la guerra".

Después de la incitación a la defensa de Norcorea ante una eventual guerra, inició el desfile de las fuerzas armadas, con 1,2 millones de integrantes, la cuarta más grande del mundo.

Pese a que recalcó que "la prioridad es la paz", el dirigente partidista enfatizó que el "ejército debe estar preparado para responder a una invasión", lo que fue ovacionado con una retahíla de aplausos por parte de los veteranos, que también esta vez estuvieron ubicados en la tribuna de honor.

"Para nosotros, la necesidad es construir una economía fuerte y con capacidad para mejorar la vida de las personas", completó Choe su discurso tomando el enfoque defendido por Kim en el Comité del partido en marzo.

Mutismo y prudencia

Para sorpresa de los asistentes a la plaza Kim Il-sung Square, el "joven general", tercero en la dinastía Kim, no habló, un acto que sugiere la prudencia de cara a la presión que recibe especialmente de China, que le incita a reiniciar la mesa multilateral sobre el abandono de los planes nucleares de Pyongyang. 

El líder Kim fue aclamado por la población civil y militar que le gritaba desde el palco y durante la marcha "victoria, viva el líder" y "Kim Jong-un, estamos listos a morir por ti".

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano John Kerry explica que recientemente "Corea de Norte ha buscado un diálogo directo con los Estados Unidos, después de meses de provocaciones, incluyendo el lanzamiento de un cohete y una prueba nuclear. Sin embargo, no hubo acción concreta".

Al término del desfile, varios soldados fueron asistidos por ambulancias de la UNICEF, que tuvieron que darles atención médica por los golpes de calor obtenidos tras estar varias horas marchando con traje de gala bajo el sol infernal.

Sin embargo, los recuerdos del pasado regresan a la memoria, y así fue como uno de los veteranos de la guerra de las dos Coreas opina que "si tuviera que haber otra guerra de Corea, ésta sería rápida y definitivamente se ganará", dijo Choe Su-yon.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios