|

MÉRIDA, Yucatán.- Otra semana más que avanza la contingencia, algunos se acostumbran al nuevo estilo de vida, otros ya quieren reventar de tanto estar en casa y muchos más siguen llevando la vida normal como si la peor pandemia del mundo moderno no estuviera sucediendo.

Entre la población el descontento crece, por una parte están los que extrañan el alcohol, por otra los que se enfadan por ver a tanta gente en las calles cuando ellos se cuidan por amor a los suyos y luego quedan los desesperados que en su inconsciencia exigen que todo vuelva a la normalidad; pobres ilusos, lo de antes no regresará, pues tenemos que ser mejores, si no aprendemos del pasado lo repetiremos, además, esto no ha llegado aún ni a la mitad y no se va a detener hasta que la gente responda.

Por ahí corren rumores de que si te da Covid-19 no volverá a darte jamás, como ocurre con el zika o chikungunya, así que piensan que hay que contagiarnos como si fuera varicela y así se acabaría pronto el encierro, pero esa información es falsa; hasta el momento no se sabe a ciencia cierta si el coronavirus ocasiona inmunidad; aparentemente hay pacientes en China que se han enfermado de nuevo, aunque a las estadísticas de ese país hay que verlas con cautela.

En cuanto a los hospitales, es satisfactorio ver que quienes acuden realmente lo ameritan bajo gravedad, ¡En eso sí responde la gente!, pero también hay que estar convencidos de que el coronavirus no es la única enfermedad y que los otros padecimientos siguen ocurriendo.

Nadie está libre de un dolor de oídos, de barriga, de espalda terribles, hongos, alergias, entre otras muchas dolencias. Automedicarse es malísimo, ya he visto varios casos de sobredosis de medicamentos en estos días y de muchos efectos adversos por mal uso, por tanto no hay que dudar en ver al médico o incluso buscar una orientación profesional en caso de enfermar. ¿Eso significa que debo seguir yendo al hospital? Sí y no… sí, si lo que te ocurre es de vida o muerte, pues no por evitar el Covid nos permitiremos morir de un apéndice perforado.

Y no, pues hay muchas cosas que podemos tratar desde casa; es por ello que, buscando la seguridad de mis pacientes para que no salgan, preparé una serie de servicios de atención médica en el hogar, los cuales van desde una orientación exprés por WhatsApp para tratar asuntos rápidos, citas por videollamada para casos sencillos, consultas a domicilio como si fuera en el consultorio pero en la seguridad de tu hogar ¡libre de Covid! y hasta paquetes de cuidado por parte de medicina y enfermería en equipo para atender a nuestros abuelitos o a pacientes muy delicados.

Pueden localizarme al (9991) 086356 por llamada o WhatsApp, ahí mismo podrán ver el catálogo completo de servicios. La salud no es un juego pero tampoco es momento de que nos expongamos en los hospitales. Recuerda, la vida es la magia más bella y tenemos que protegerla, la contingencia va a terminar, pero mientras tanto: ¡A cuidarnos desde casa!