'Aprieta' a ambulantes confinamiento por Covid-19

Urgen locatarios en tianguis y espacios públicos volver a la normalidad
|
Vendedores ambulantes están ávidos de regresar a la “nueva normalidad”. (Novedades Yucatán)
Vendedores ambulantes están ávidos de regresar a la “nueva normalidad”. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Locatarios de los mercados, vendedores ambulantes y de los tianguis en parques de la ciudad están ávidos de regresar a la “nueva normalidad” a partir del 1 de junio próximo, aseguró el presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes, Locatarios y Semifijos “Benito Juárez García”, Jorge Carlos Ojeda Estrada.

Precisó que las afectaciones que ha dejado la crisis económica causada por el coronavirus son incuantificables para las familias, pues muchos tuvieron pérdidas de sus productos al no poder venderlos además de que no tienen ingresos por las ventas diarias.

Indicó que uno de los principales problemas al que se enfrentarán los agremiados para reincorporarse será la falta de liquidez para comprar de nuevo los productos para vender, muchos tendrán que vender, hipotecar o empeñar algunas de sus cosas para obtener capital.

“Estamos esperando a ver cuándo nos reactivamos para volver a trabajar porque nos está yendo de la patada, ahora son menos los que están trabajando en los mercados porque se cerraron varias puertas del San Benito de los 200 que quedaban, calculo que solo hay como 70 personas trabajando”, detalló.

Aunque los agremiados esperaban reanudar labores desde la semana pasada, será hasta dentro de dos semanas aproximadamente cuando de manera paulatina y ordenas regresarán a las centrales de abasto.

Explicó que se desarrollará una dinámica adecuada para que los locatarios regresen a sus espacios con las medidas de protección básicas para cuidar su salud, sobre todo de los adultos mayores quienes son los más vulnerables.

“Vamos a ver qué vamos a hacer porque sí queremos regresar a partir del día primero de junio, aunque siento que no vamos a estar muy bien que se diga respecto a los colores del semáforo, pero la gente ya no aguanta y no tiene de dónde para comer”, dijo.