|
Es necesario que los diabéticos tomen medidas de control sobre su salud. (SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Debido a la cancelación de programas que apoyaban al paciente con diabetes por parte de las instituciones de salud, muchas personas que la padecen están esperando que se reactiven, sin embargo, esto puede ser perjudicial para su salud, informó la jefa del departamento de nutrición del DIF municipal, Edsi Gómez Pérez.

Se calcula que al mes alrededor de 30 personas son atendidas en el Centro Municipal de Atención Nutricional y Diabetes (Cemanud), cifra similar en el 2019.

“Es importante que las personas que padecen esta enfermedad sean atendidas y no esperan que se reanuden los programas porque muchas veces creen que están controlados pero no lo están, porque se tiene que checar de manera continua cómo está su presión, cómo ven, cómo caminan, un número de síntomas que son importantes que no se deben dejar pasar”, explicó.

De igual manera al mes dicho departamento que cuenta con el programa “a siete pasos del control, educación en diabetes”, en donde se atienden a 150 personas, aunque no todas tienen el padecimiento; de ahí que es un número mayor, esto se debe porque las personas interesadas acuden con un familiar.

No aumenta significativamente el número de personas con diabetes atendidas por el Cemanud.

Apoyo a los diabéticos de Mérida 

“Nosotros no proporcionamos medicamentos por lo que, cuando detectamos un paciente con diabetes tipo 1 lo enviamos a la Asociación Mexicana de Diabetes porque éstos requieren insulina; sin embargo, las personas de tipo 2 en estos momentos son acompañadas de manera virtual debido a la presencia del Covid-19”, señaló.

El objetivo de Cemanud es mejorar la calidad de vida de estos pacientes, por lo que de manera virtual estas personas son atendidas por diversos especialistas, como nutriólogos, psicólogo, entre otros.

“Debido a la presencia del Covid-19, las personas no pueden acudir al edificio, por lo que nosotros vamos a sus hogares para medir su glucosa, su peso, presión arterial; hemos buscado una forma diferente de atención”, expresó.

Se sabe que la mala alimentación, el sedentarismo y la cuestión genética propician para que las personas presente diabetes tipo 2 y en los menores es común que sea el tipo 1.

Cargando siguiente noticia