Asisten por teléfono el nacimiento de un bebé en Mérida

Un paramédico dio instrucciones por celular a dos agentes que atendieron el nacimiento de una niña en el Periférico de Mérida.
|

Luis Fuente/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.-   “Ya nació la Foquito, y está bien”, fueron las reconfortantes palabras que con gran satisfacción escuchó la centralista y paramédico de la Unidad de Monitoreo e Inteligencia Policial (Umipol) de la Secretaría de Seguridad Pública, Nancy Magdalena Osorio Puerto, quien dio instrucciones por teléfono a dos agentes que atendieron el nacimiento de una bebé en el Periférico de Mérida.

Y es que entre los beneficios de pasar de una central de mando a la Umipol destaca que se cuenta con paramédicos y bomberos para brindar apoyo a agentes que vigilan en la calle y deban atender emergencias.

En este caso, la paramédico Osorio Puerto ayudó a los policías Wendy Verónica Arjona Correa y Lino Esquivel Correa a atender el nacimiento de un bebé a bordo de un automóvil particular en el cual la madre era trasladada a un hospital.

En esa ocasión, los agentes interceptaron el vehículo en el kilómetro 35, y se dieron cuenta de que la mujer estaba en labor de parto, por lo que solicitaron una ambulancia a la Umipol.

No obstante, se percataron de que se requerían los servicios de emergencia, por lo que al pedir instrucciones de nueva cuenta a la Umipol se les canalizó con la paramédico Nancy Osorio.

“Lo primero fue tranquilizar a los agentes, ya que era su primera ocasión que atendían una emergencia de este tipo, y estaban nerviosos”, expresó.

Mientras daba las instrucciones por teléfono a los agentes, otra centralista pasaba los datos a la ambulancia que estaba en camino para atender la emergencia.

“Afortunadamente, todo salió bien y fue rápido, ya que era el tercer parto de la señora”, expresó.
Cuando llegó la ambulancia, los paramédicos terminaron de atender a la señora y a la bebé, a quienes trasladaron a un hospital.

“Cuando mis compañeros dijeron 'ya nació la Foquito' (la f es la clave para el sexo femenino), sentí una gran satisfacción; es la mayor recompensa por el deber cumplido”, indicó.