17 de Febrero de 2019

Tecnología y Salud

Biomédicos le devuelven la independencia a yucateca

La joven padece artrogriposis congénita, lo que la hacía necesitar de familiares y amigos para moverse

Sheila Mariela Tuz Nahuat acompañada de las y los alumnos Itzia Ortiz, Gabriel Cajiga y Esteban González.
Sheila Mariela Tuz Nahuat acompañada de las y los alumnos Itzia Ortiz, Gabriel Cajiga y Esteban González.
Compartir en Facebook Biomédicos le devuelven la independencia a yucatecaCompartir en Twiiter Biomédicos le devuelven la independencia a yucateca

Novedades Yucatán/CHICHIMILÁ
Una silla eléctrica capaz de ser controlada con una aplicación móvil, llantas todoterreno, compartimento para transportar libros y un conector USB para cargar la batería del celular fue desarrollada por alumnos de la Universidad Modelo de Mérida para apoyar a una joven de 19 años que padece artrogriposis congénita.

De acuerdo a la versión impresa de NOVEDADES YUCATÁN, cuya información fue extraída de El Universal, la joven Sheila Mariela Tuz Nahuat, de Chichimilá, desde pequeña tuvo claras dos cosas: que esta enfermedad no se iría de su vida y que nada le impediría lograr sus metas. Actualmente estudia cuarto semestre en el Colegio de Bachilleres.

Como se mencionó, ella padece artrogriposis, síndrome que se caracteriza por contracturas en las articulaciones, que afectan los músculos dorsales de manos y pies; por ello Sheila no puede caminar y se le dificulta mover los brazos.

“Siempre tiene que acompañarme alguien, mi mamá me lleva a la escuela y mis compañeras me regresan a casa. En ocasiones es un problema, porque nadie puede estar conmigo y debo esperar que algún familiar o amigos regresen por mí”, relata.

La joven Sheila quiere ser abogada. Ángela Nahuat, de origen maya, es madre de la joven y de su padre sabe poco.

La estudiante necesitaba una silla de ruedas eléctrica, cuyo valor oscila entre los 40 mil y 80 mil pesos, pero la falta de recursos parecía alejarla de esa ilusión.

Sin embargo, Sheila no se rindió y pidió apoyo a la Universidad Modelo de Mérida, y a través del ingeniero David Palomo Torres, quien es coordinador de la carrera de Ingeniería Biomédica, se comprometieron a ayudarla.

Fue así que tres alumnos se involucraron en el proyecto y después de conocer las necesidades de la joven diseñaron una silla capaz de ser controlada con una aplicación móvil, un mouse pad, o bien con una palanca multidireccional.

También, tiene dos motores, llantas todoterreno compartimento para transportar libros y un conector USB para cargar la batería del celular.

Así, con las aportaciones de la Escuela Modelo y el apoyo de los alumnos, Sheila recibió la silla eléctrica para moverse sin problema en su comunidad, donde hay zonas con yerbas y piedras.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name