|

Tal vez a usted leer que hay selvas en Yucatán le suene raro, pues cuando escuchamos selva nuestra mente viaja a lugares que vemos en la tele o en el cine y que tienen enormes árboles, ríos furiosos y una gran cantidad de animales, pero es preciso mencionar que existen varios tipos de selvas.

En Yucatán contamos con cuatro: selva baja caducifolia(*) espinosa, selva mediana subcaducifolia, selva mediana subperennifolia y selva alta subperennifolia. Debido a que la región está cubierta en un 70% por selvas, la mayor parte de las plantas son típicas de este ecosistema.

Pero conozcamos un poquito de estos tipos de selvas: La selva baja espinosa subperennifolia (SBQ) se halla en zonas inundables y sus árboles, cuya altura promedio es de siete metros, son de porte bajo; 50% pierden el follaje en la época de seca.

Se distribuye en pequeños manchones al norte Yucatán, generalmente en zonas de clima seco; se le encuentra en terrenos bajos y planos con drenaje deficiente, que se inundan en época de lluvias pero se secan en invierno.

Los suelos que soportan a esta selva son relativamente profundos, con una lámina de agua más o menos somera.

La selva baja caducifolia (SBC) se distribuye ampliamente en zonas donde predominan los climas semisecos o subsecos y los cálidos subhúmedos.

Las especies del arbolado de esta selva presentan alturas bajas, generalmente de 5 a 10 metros y muy eventualmente de 15 metros o un poco más.

La selva baja espinosa caducidolia (SBK) se desarrolla en climas similares a los de la selva baja caducifolia o ligeramente más secos.

Los árboles dominantes son especies leguminosas, generalmente espinosas y caducifolias en la época seca; el arbolado presenta un porte bajo, con alturas de 5 a 10 metros, pero eventualmente alcanza 12 metros.

La selva baja subcaducifolia (SBS) fisonómicamente es semejante a la selva baja caducifolia, excepto en que los árboles dominantes conservan por más tiempo el follaje a causa de una mayor humedad en el suelo. Se distribuye al poniente del Estado.

Las selvas albergan gran diversidad de especies vegetales, sobre todo de hoja ancha, fuerte y cubierta por cera; tienen en su copa forma de dosel cerrado (la luz no puede alcanzar el suelo), sotobosque y estratos vegetales.

La falta de luz y las altas precipitaciones favorecen el desarrollo de un ambiente húmedo donde, además, pueden crecer numerosas especies de hongos y líquenes. Se calcula que en las selvas se puede encontrar 2/3 de la biodiversidad vegetal del mundo.

Tanto las selvas como los bosques han sido considerados tradicionalmente los pulmones del planeta, pero son diferentes a los humanos, ya que, en vez de respirar oxígeno y emitir dióxido de carbono (CO2), hacen lo contrario, por tanto, contribuyen a reducir la contaminación por gases de efecto invernadero.

Les invito a que valoren estos ecosistemas y dar a la naturaleza un respiro porque ella nos ofrece la oportunidad de respirar a nosotros.

#QuedateEnCasa. *) A las caducifolias se les caen las hojas; a las perennifolias, no.- Nota del editor