Celestún, el pueblo que venera a 'La Estrella del Mar'

Además de sus atractivos naturales, el municipio tiene su iglesia dedicada a la Virgen de la Purísima Concepción, patrona de los pescadores

|
La construcción actual de este templo católico data de 1887. (Daniel Sandoval/Novedades Yucatán)
La construcción actual de este templo católico data de 1887. (Daniel Sandoval/Novedades Yucatán)

Ana Hernández/Celestún
A 95 kilómetros de la ciudad de Mérida se localiza el municipio de Celestún, que además de sus playas, paseos por la ría y su gastronomía, tiene un atractivo adicional: su iglesia dedicada a la Virgen de la Purísima Concepción, ubicada al oriente del parque principal del pueblo.

Según los reportes, la construcción actual de este templo católico data de 1887, pues anteriormente era de techo de paja y paredes de embarro (bajareque, zacate y lodo), que fue destruido por un ciclón.

La construcción actual la costearon los habitantes. Consta de atrio, templo, sacristía y pequeño patio. Es de una sola nave, con paredes de mampostería aplanadas; tiene cuatro puertas, dos laterales, la del frente para el servicio público y la del fondo que comunica con la sacristía, que se encuentra dentro del mismo cuerpo del templo; tiene dos puertas más, una para el atrio y otra que da al patio.

El atrio que rodea al templo por sus costados y el frente está demarcado por una barda recién construida, con rejas.

El muro de la fachada es más alto que los laterales y más ancho que la nave del templo. Su decorado es muy sencillo; dos pilastras en los extremos y sobre ellas una cornisa corrida; el marco de la puerta tiene dos pilastras con un remate caprichoso que completan la pequeña portada. En la parte superior tiene dos campanarios adornados por pilastras y remates, y entre ellos un pequeño frontón. Los muros laterales están reforzados con cuatro contrafuertes, dos a cada lado, y en las esquinas posteriores dos fuertes pilastras.

Virgen de los pescadores

La Virgen de la Purísima Concepción es considerada la patrona de los pescadores. El próximo 8 de diciembre cumplirá 74 años en este puerto, según los pobladores. La imagen fue un regalo del ex gobernador Olegario Molina Solís a los habitantes de la población.

Sobre la aparición de la venerada imagen en este puerto hay varias leyendas. Algunos refieren que la imagen fue decapitada y que desde entonces, la Virgen, con un cuerpo reconstruido, se encuentra resguardada en Umán; otros dicen que la Virgen salía por las noches de la iglesia, y por la mañana se podía ver arena o sargazo en sus pies.

Durante la bendición de las lanchas, hace 18 años, el párroco Carlos Puc Romero proclamó a la Virgen como Nuestra Señora del Mar o La Estrella del Mar, buscando que los pescadores se acercarán más a la iglesia, lo cual al parecer funcionó, pues como parte de la devoción hoy tienen más de 60 vestidos que han sido donaciones de los devotos o de los gremios. Las fiestas patronales se realizan del 1 al 10 de diciembre.

No se tienen datos precisos acerca de los antiguos pobladores del pueblo de Celestún. Sin embargo, se ha llegado a establecer que Celestún -en tiempos prehispánicos-, más que un asentamiento fue un lugar de abastecimiento de productos marinos y que perteneció a la provincia de Ah-Canul.

Según los registros, el pueblo de Celestún fue fundado en el año 1718, como una localidad del Partido de Sisal. Posteriormente, en 1872, al suprimirse ese partido, Celestún pasó a formar parte del Partido de Maxcanú, hasta erigirse en cabecera del municipio del mismo nombre, en 1918.

Reserva de la Biosfera

Celestún se localiza en el extremo occidental del Estado de Yucatán, casi en los límites con el Estado de Campeche, en las costas del Golfo de México.

Alrededor del pueblo se encuentra la Reserva de la Biosfera Ría Celestún, en la que se han desarrollado petenes (característicos de la región) que se extiende por Yucatán y Campeche. Tiene unos 600 kilómetros cuadrados y es internacionalmente reconocido por ser el lugar refugio invernal de miles de flamencos y de muchas otras especies de aves.

El ecosistema de Celestún es único, debido a la combinación del agua dulce proveniente de la ría y el agua salada del Golfo de México. Los flamencos son de un color rosado intenso, debido a la concentración de caroteno en el agua; además, la reserva alberga varias especies de aves, entre ellas el pelícano blanco y el pelícano café.

Entre otros atractivos turísticos de los alrededores, se encuentra un paraje denominado “Bosque petrificado” y varios pantanos y cenotes en los cuales es posible nadar.