|

Kenneth Joseph Arrow, premio Nobel en economía 1972, es a partir de su artículo“Uncertainty and the welfare economics of medical care”, publicado en 1963, cuando estrena el concepto de la Economía de la Salud, abordada después por otros economistas desde diferentes enfoques.

Si se sabe que la economía aplicada tiene como objetivo la asignación de los recursos y la distribución de la riqueza, y que además responde a las preguntas: qué, cómo y para quién producir bienes y servicios, con el máximo beneficio y el mínimo riesgo económico y social, y en ese orden la salud es un bien escaso cuya obtención exige recursos en forma de trabajo, dinero, etc., entonces lograrla implica renunciar a otros bienes.

En ese sentido, la Economía de la Salud es la disciplina económica que trata particularidades como financiamiento, producción, distribución y consumo de bienes y servicios vinculados con las necesidades de la salud, subordinádose a los fundamentos de eficiencia y equidad. De ahí se parte para instrumentar decisiones de políticas públicas, con lo que contribuye a identificar las prioridades epidemiológicas y la realidad económica, con el objetivo de optar por la mejor asignación de los recursos disponibles en un país y en determinado momento.

La salud y la economía conforman un binomio que se vincula de manera activa; toda decisión en materia de salud siempre repercute en la actividad económica y esta interacción se puede distinguir desde dos ángulos diferentes: primero se observa el impacto del sistema de salud como condicionante del bienestar de la población, que es inocultable en la productividad del trabajo así como en la formación de capital humano; segundo, se relaciona con la capacidad de los agentes económicos de soportar un impasse por diferentes motivos, incluidos los de emergencia de salud, sin causar un rompimiento del orden social ante la carencia de los productos de subsistencia, y por la paralización de lo que se denomina economía de mercado, condición más evidente en países con grandes segmentos de su población en condiciones de pobreza, en la que su participación en la referida economía es al “día a día”.

Aportaciones del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, en el modelo matemático según datos obtenidos y estimaciones, anticipa que el comportamiento del Covid-19 en el país indica dos cosas: “La propagación de la enfermedad es algo inevitable y el brote infeccioso se daría entre el 20 y el 30 de marzo”.

En estos días tendremos la oportunidad de ver algunas películas y nuevamente los creadores de la saga “Un peligro para México”, “Fraude de 2006” y “La guerra contra el narcotráfico” ahora en primavera de 2020 estrenan “Ahí viene el COCO navirus”; por otro lado, en la misma cartelera se presentará “El poder del amuleto” del también director de “Ni un vidrio roto” y “Abrazos y no violencia”. ¡Ustedes deciden!