|

Dicen que lo único seguro es la muerte, pero no lo creo, existe también la certeza del cambio, nada es para siempre. Tomando esta premisa, miro el panorama e intento sonreír, pues sé que va a terminar. En ese proceso hay ya muchos cambios y nos tenemos que adaptar; hoy es un día distinto, pero no por serlo no expresaremos el más grande agradecimiento a quien nos ha dado la vida, pues puedo apostar que no hay ser más preocupado por ti en estos momentos que tu madre, siempre has sido su mayor preocupación.

En este día diferente quiero aprovechar enviarle una sonrisa a mi mamá, recordarle que estoy bien y tranquilo, sobre todo sabiendo que ella está en casa y que se cuida. En este día diferente quisiera poder abrazarla y besarla pero no puedo, necesitamos sana distancia. Desearía, en este día diferente, poder entrar a la casa, comer juntos, darle un regalo o entregarle una carta, pero no lo hago porque en esa omisión hay mucho amor; quiero que luego tengamos muchos otros y ahora sí celebrar todos juntos; éste es diferente y la quiero ver bien así como sé que ella me quiere sano.

Mamá: en este día diferente no queda más que decir cuánto te extraño, cómo me hacen falta tus miradas, tus sonrisas, tus abrazos, besos y hasta regaños. Cuánto me hace falta tu calor, tus deliciosas comidas y escuchar tu voz sin la interferencia de un teléfono. Sentir la falta de todo ello me hace pensar qué sería de mí si no estuvieras. Y con más razón suspiro ya que en este día diferente estamos separados en lo físico mas no en lo espiritual, pues no hay coronavirus que pueda vencer al amor. En este día diferente, te pido fuerza para aguantar y contener las lágrimas, y esperanza para compartir conmigo la alegría de que ya todo acabará y que en julio seguramente podremos festejar. En este día diferente, te pido valentía para que también pueda tener valor y así poder quedarme en casa, pues solamente los valientes se atreven a luchar contra su aburrimiento, contra sus inmensos deseos de salir a la calle mientras los tontos lo harán con malos pretextos.

Hoy es un día de la madre distinto, donde el amor se tiene que mostrar a distancia. ¡No es broma!, la mayoría de los pacientes graves de Covid que he visto son personas que se quedaban en casa, que no salían, pero que sus hijos los fueron a visitar. Aunque ya hay muchas muertes de jóvenes, la mayoría de nosotros es asintomático, jamás sabremos si tenemos la enfermedad, por eso, le ruego a todos que entreguen el amor que tienen a su madre y hoy no salgan de casa.

Por mi parte, que tengo contacto con la enfermedad, decidí mudarme para poder así cuidar de mamá y papá, evitando el contacto lo más posible, sé que es la forma en la que los mantengo a salvo. Sé que las cosas cambiarán y que ahora no es el momento. Si vives en casa con ellos cuídalos cuidando de ti, no salgas, no hagas reuniones, no vayas por un regalo, pero este día diferente llénalo de magia y dile cuánto la amas.