por:
|

Mare esta semana ha estado cargada de ocurrencias, vaciladas y alertas que ponen a temblar al país por los temas que están pasando en torno a la política pública y económica, mare me barrí en home; pero bueno les voy a mostrar mi análisis, y no precisamente de colesterol o triglicéridos, porque en ese salgo igual que López Obrador: reprobado, y ¿será que el cabecita de algodón todavía paraguas, o dirá su señora estamos en tratamiento... él trata y yo miento? Noooooo cuidado, principios básicos: no robar, no mentir, no traicionar al pueblo, ¿mare no será que nuestro presi es de Campeche?
Y hablando de Campeche, mare le sacaron sus trapitos a don Alito Moreno, quien dejó la gubernatura para ser candidato al PRI nacional, y dicen las malas lenguas que patrocinado por el cabecita de algodón; pues que le sacan a la luz su pequeña propiedad y que no está en su declaración patrimonial. Y hablando del PRI, resulta que el sábado pasado el presidente Francisco Torres estaba dándole mantenimiento a la Casa del Pueblo, donde hicieron limpieza; algunos ni en su casa lo hacen, pero me parece una buena estrategia y se ve que trae muchas ganas el nuevo presidente, aunque lo que debe sacar del partido es a todas esas personas que lo menos que les puedes decir es basura, que son zánganos que han vivido del partido con acciones plenas de traición, y puñaladas traperas. Mi estimado presidente, saca toda esa mugre para que los militantes vuelvan a creer en el partido.

Y hablando de partido, así está el país, partido por un tremendo lastre en la política nacional; en verdad hija disculpen mi ignorancia los fanáticos seguidores de López Obrador, pero no da en mi cabeza cómo justificar que le des 100 millones de dólares a otros países, cuando el propio tiene tantas necesidades, porque si lo quieres poner como rubro de inversión, pues qué mejor inversión que hacerla en México y que los beneficiados sean los que gobiernas, y luego tanto se criticó a Salinas de Gortari por la partida secreta (una cantidad que el Congreso autoriza a los presidentes y no tienen que justificar cómo la gastan); en el caso de Salinas fueron 3,800 millones, y ahora le aprobaron al que siempre dice que está en contra de lo turbio una de 90 mil millones de pesos; entonces ¿dónde está la transparencia? Tal parece que los 100 millones de dólares a países de Centroamérica, y los 90 mil millones de la partida secreta es el cash para devolver todo el dinero a los que le aportaron a su campaña de 18 años. Habiendo tanta necesidad en materia de empleo, seguridad, programas sociales, y que para resolverlos se necesita dinero, en vez de eso decides mandárselo a otros.

¿Y la renuncia de Gualberto Ramírez a la unidad antisecuestro y de Carlos Urzúa a Hacienda? Leyendo entre líneas su carta uno de los motivos es por tráfico de influencias, algo que reprobó enormemente el presidente y supuestamente en su gestión no pasa, ¡ay ajá!, entonces eso de no robar, no mentir, y no traicionar al pueblo se vuelve como un libreto de comedia: puro chiste, masinó.