por:
|

“En la peor pandemia, tenemos el mejor gobierno”, por favor quién cree eso; cuántos problemas hay por desabasto de medicamentos, por falta de camas en los hospitales, por la peor crisis en décadas. Con números del Producto Interno Bruto del gobierno de Díaz Ordaz y hasta Peña Nieto el PIB se movía entre 6.5 y 1.7, salvo con Miguel de la Madrid que tuvo 0.3 por ciento y fue el presidente al que le tocó el sismo del 85 que fue devastador en el contexto social y político del país.

Con estas referencias, el presidente Andrés Manuel López Obrador dice en su segundo informe que tenemos “el mejor gobierno”, cuando en 2019 tuvo un PIB de -0.1%, mucho más bajo que el de sus antecesores que tanto criticó y que incluso señaló que si no podían levantar la economía que mejor renunciaran. Se tragó sus palabras, porque en este primer semestre de 2020 el PIB está en -18.9%, sólo quisiera saber quién está mintiendo.

El presidente sigue dando el dinero de los mexicanos para ayudar a otros países con sus problemas económicos como Argentina, por eso le pregunto, como lo hice en Twitter: presidente así como ayudó a otros países, ¿cuándo me podría ayudar a mi con mis deudas siendo mexicano? Creo que la respuesta es como la bajada del dólar, nunca llegará.

Lo que sí llegó son los mensajes del gober sobre temas muy mencionados: en primera instancia, la ley seca, por absurdo que suene había más preocupación por eso que por otra cosa, ah que mis paisanos, como les gusta la cheva. El viernes pasado anunció la firma con representantes de cámaras para la nueva reactivación económica y empezaron el 1 de septiembre. La presión en las redes creció ante la suposición de que sería la reapertura a cambio del reemplacamiento, pero el domingo informó que va pa’trás ese asunto hasta 2022, dejando a muchos contentos, pero también a muchos confundidos, porque es demasiada información con muchos cambios. Lo que sí es realidad es que se ven muchas incongruencias con los giros que van a abrir y los que todavía estarán cerrados; al posponer el reemplacamiento le da un suspiro a la economía de los yucatecos que llevan meses sin trabajar, y no le van a dar prioridad a unas placas que a un plato de comida en su mesa.

Como sea se agradece este aplazamiento, que ya no sabemos si es por empatía o por estrategia, porque 2021 está muy cerca.

Hablando de estrategia en el sur del estado, en un lugar que adoro: Tekax, el alcalde Diego Ávila anda pavoneándose y diciendo una sarta de mentiras. No se quién sea su asesor, pero parece su peor enemigo, haciendo declaraciones al aire de que ha sido el que más obra ha hecho, como el camino a Xaya y Kinil, pero se adorna con sombrero ajeno, porque esa obra se hizo con recurso federal. Si dice que ha hecho más obras que sus antecesores, ¿cuáles son?, a menos que su mundo gire sólo en la plaza principal de Tekax. Recuerde alcalde cuando señalaba a sus antecesores y se tomaba fotos en las calles con baches. Me gustaría ver nuevamente una foto de usted en las calles con mil baches, total hay para escoger porque son muchas. Si quiere reelegirse hágalo con trabajo, pero no mintiéndole al pueblo, masinó.