|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Hoy celebramos en México y en otros países del mundo el día de la Santa Cruz que hace referencia a la fiesta de los albañiles, aunque en los últimos años el agasajo se extendió a más actividades dentro de esta industria y que en tiempos sin pandemia significaba en Yucatán chicharra y música para quienes laboraban en obra.

Sin embargo, desde 2020 la caída del sector de la construcción, un impulsor de la economía, ha tenido bajas en sus niveles de producción con una contracción de -15.8 por ciento a tasa anual real de acuerdo con datos del INEGI.

Así que la ausencia de la cruz de madera adornada con flores y listones en las construcciones que aún se encuentran en obra negra es una apuesta segura. De hecho, antes de la pandemia, eran muchos los patrones quienes acostumbraban ofrecer una comida a sus trabajadores en el mismo sitio de labor.

Y aunque leí acerca del origen de esta celebración, sólo se dice que antes de la conquista los campesinos solían hacer ceremonias y algunos sacrificios para tener buenas cosechas, pero con la evangelización, las costumbres agrícolas se mezclaron y comenzaron a dirigir sus pedimentos a la Santa Cruz.

Lo cierto es que la construcción aporta cerca del ocho por ciento del Producto Interno Bruto de México, por lo que su recuperación es fundamental para el crecimiento económico de nuestro país.

Para el presidente del Sindicato de Empresarios Mexicanos, Sergio Curro Martínez, de las 80 empresas afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción, el año pasado estuvieron detenidas hasta en un 80 por ciento, y han dejado de dar empleo a los albañiles.

Y aunque estamos entre las entidades del sursureste que mostraron una mejora en los primeros dos meses del año, aún falta mucho para volver a la marcha de desarrollo que se reportaban antes de Covid que fue deteniendo el ritmo con el cierre de infinidad de negocios.

En México, salvo las obras que desarrolla el gobierno federal como lo son el aeropuerto de Felipe Ángeles, la refinería de Dos Bocas, y el Tren Maya, en el resto del territorio nacional todo pareciera detenido y la petición continua de los empresarios es hacer obra pública a fin de mejorar la situación económica de muchos pareciera que el camino avanza.

El valor de producción generado por las constructoras reportó un aumento de 0.5 por ciento en febrero respecto a enero de este año, ligando dos meses consecutivos al alza por primera vez en 15 meses, dicen las cifras del INEGI, que también reporta que de las 263 actividades económicas que hay en el país la industria de la construcción impacta en 183, lo que significa un respiro al bolsillo por donde se vea.

Hoy aprovecho que es el primer lunes de mayo para felicitar a todos aquellos de la industria de la edificación y a quienes cumplen años en especial a mi querida Tamara Alfonseca. ¡Que sea feliz!

Cargando siguiente noticia