|

Aquí estoy, parecen decirnos desde muy adentro de su alma, para que nos demos cuenta de que ese muy adentro está a flor de piel. No soy el indicado para tratar ni siquiera con mediana profundidad un tema como el AUTISMO, pero estoy profundamente preocupado y no puedo pasar por alto lo que como sociedad hemos dejado sin la necesaria atención que merece un tema tan delicado como este.

Trastornos generalizados del desarrollo es el nombre con que se conoce el AUTISMO y en ese grupo se encuentran otros trastornos más o menos delicados, como el síndrome de Asperger, síndrome de Rett, y otras tres variantes sobre este tema de la conducta, que padecen más niñ@s de lo que imaginamos y muchos de ellos, con este problema, pasan en numerosos casos desapercibidos, quizá porque las Instituciones que estudian este problema no nos informan suficientemente para atender y atenuar estas dolencias cuya manifestaciones luego son irreversibles.

Sabemos que es muy difícil detectar puntualmente el padecimiento en la infancia y también que en muchos casos pueden coincidir estas variantes del trastorno mental en una sola persona. Nos comentan que es muy difícil diagnosticar el síndrome de Asperger de entre otros cinco síndromes.

Hay niñ@s con el síndrome de Asperger que sorprenden con su capacidad en ciertos campos del aprendizaje, y deben ser ayudados para superar las dificultades en otros campos. Los padres tienen un rol muy importante en la detección de estos trastornos y deben atender a los niños de forma inmediata.

Las técnicas de terapia son muy especializadas y deben seguirse puntualmente para obtener resultados que le permitan al niñ@ superar las deficiencias en un porcentaje importante. Las personas claramente diagnosticadas como autistas están en una escala que les dificulta en muchos casos la inserción completa en la sociedad, pero muchos de ellos sí cuentan con las facultades suficientes para una integración bastante importante.

No se requiere ser un especialista para darnos cuenta de que la sociedad no ha dimensionado debidamente el problema de estas personas identificadas como AUTISTAS, que, siendo seres buenos y sanos en sus generalidades, requieren de nuestra atención incondicional para que subsistan porque tienen derecho, pero ellos… NO SABEN PEDIR.

ENTRE OTRAS COSAS. Me dicen que CRISIS, en chino, se escribe con dos símbolos y que por separado quieren decir, uno, PELIGRO y, el otro, OPORTUNIDAD.

El peligro ya está presente y por sí mismo nos da la oportunidad de ser esas personas que siempre hemos querido ser. No dejemos pasar esta oportunidad y estrechemos nuestros lazos fraternos.