19 de Enero de 2019

Opinion

Darme a respetar... me define

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Darme a respetar... me defineCompartir en Twiiter Darme a respetar... me define

En el mundo en que vivimos, tan acelerado y despreocupado de ciertas cosas, entre ellas convivir y conocer, nos encontramos con situaciones en las que el respeto es de las primeras cualidades que perdemos por no saber poner un alto a las personas que cruzan esa línea tan delgada entre la irreverencia y el ser irrespetuoso. Nos ocupamos de respetar a los demás y olvidamos que el darnos a respetar es parte de lo que va rigiendo nuestra personalidad a través del tiempo también. Es definitivo que, para pedir respeto, he de respetar a las personas tal cual son y sus libres pensamientos, aunque aclarando que respetar y aceptar las formas de pensamiento diversas en la humanidad no significa que esté de acuerdo. Y esa es la riqueza de la multicultural raza humana. El respeto se debe a las cosas, los seres vivos y las personas.

Aquí te doy 5 acciones a seguir para darte a respetar de la mejor manera:

1.- Valórate a ti mismo.- Nadie va a darte mayor valor que el convencimiento que tengas de tus propios alcances. Cuando te des cuenta de esto, no necesitarás aduladores, sino guías que te lleven por ese camino a explotar tus talentos. Cuando te valoras, no le permites a nadie que cruce ningún límite.

2.- Sé original.- Tu esencia y personalidad son parte de ti, no te permitas cambiarla imitando o tratando de ser otra persona, porque ese es el principio de perderte el respeto. Lo que hagas, lo que digas y lo que pienses debe ser por ti, porque así eres, y así actúas ante ciertas circunstancias. Por lo que la gente te va a identificar es por tu personalidad, no por tus imitaciones.

3.- No trates de caerle bien a todo el mundo.- Todo acto que realices por tratar de caerle bien a todo el mundo es sinónimo de falta de aceptación de tu parte y de querer dejar una buena impresión en todos. Esta es una de las formas más fáciles para no darte a respetar. Todos somos diferentes y tenemos gustos distintos. Acéptalo y sigue adelante.

4.- Piensa lo que dices y di lo que piensas.- Cuida lo que hablas y la forma en que lo transmites para no ofender, pero jamás dejes de decir lo que piensas sobre algo. Para defender tu punto de vista no es necesario insultar o herir los sentimientos de nadie.

5.- Sé claro en tus límites.- Literalmente “pinta tu raya”. Nadie debe cruzar los límites para faltarte al respeto, y si lo hace, debes dejárselo bien claro y no permitirlo más. Si la persona no lo quiere entender, es problema de ella, no tuyo.

El respeto al derecho ajeno es la paz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios