06 de Diciembre de 2019

Opinion

Que no se vuelva a repetir

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Que no se vuelva a repetirCompartir en Twiiter Que no se vuelva a repetir

Buenos días, queridos lectores. La resortera aguarda con impaciencia el momento de entrar en acción y la televisión nacional nos provee de varias piezas para iniciar nuestra cacería.

Primero vemos en la pantalla una imagen de doña Mónica Fernández, quien como presidente del Senado exhorta a sus colegas para que “no se vuelva a repetir” el feo incidente por la toma de posesión de Rosario Piedra Ibarra como presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Aquí vemos una falta o equivocación que la gramática española llama pleonasmo. Según el Diccionario de la Lengua Española, el verbo volver significa dar vuelta o vueltas a una cosa; repetir es volver a hacer lo que se había hecho o decir lo que se había dicho.

Podemos repetir algo un número indefinido de veces, pero no volver a repetir, pues esta frase significa “volver a volver a hacer algo”. Lo correcto es decir: “te lo repito” o, también, “te vuelvo a decir”.

Salta la honda con el guijarro ya listo, el disparo da en el blanco y el primer gazapo termina en la buchaca.

HOMBRES ARMADOS ATACAN A BALAZOS

Seguimos con las noticias de la mañana. Por el cintillo que corre por la parte baja de la pantalla un canal televisivo informa: “En Salamanca, Guanajuato, hombres armados atacan a balazos a policías de la Guardia Nacional”.

Es evidente que si el ataque a los policías fue a balazos, los atacantes estaban armados. Con decir simplemente que atacaron a balazos a policías de la Guardia Nacional o que policías integrantes de la Guardia Nacional fueron atacados a balazos, la noticia queda correctamente redactada.

Nuestra mortal arma de nuevo entra en funciones, un duro pedrusco se impacta en el yerro y resguardamos otro gazapo en la alforja.

LOBOS MARINOS INCAUTADOS AL ZOOLÓGICO

La última noticia es de lo más interesante. Dice el cintillo informativo: “Trasladan a lobos marinos incautados al zoológico de Chapultepec”.

Podemos pensar que los lobos marinos fueron incautados al zoológico de Chapultepec y trasladados a otro lugar. O, también, que los lobos marinos incautados fueron trasladados al zoológico de Chapultepec.

Esta expresión es poco clara al emplearse un doble sentido que da lugar a más de una interpretación. Es un vicio gramatical llamado anfibología.

Nuestra honda no resiste la tentación, certero disparo hacia la pieza gramaticalmente incorrecta y el tercer gazapo reposa en el sabucán.

Hasta el próximo tirahulazo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name