|

Buenos días, fieles lectores. El coronavirus sigue haciendo estragos entre los redactores de periódicos, revistas y noticiarios televisivos. Ante la abundancia de ejemplares el tirahule inicia la cacería en la prensa diaria y pronto vemos una noticia local, a la que ponemos un subtítulo para distinguirla de las demás que publicamos en esta columna.

LA FUE A BUSCAR. Un periódico muy popular en nuestra península refiere el caso de una dama yucateca que contrajo el terrible Covid-19 en Perú, donde se hallaba de visita con su esposo, quien falleció a consecuencia del virus. Dice la información: “Un avión de la fuerza aérea la fue a buscar”.

Esta expresión es errónea. Según el Diccionario de la Lengua Española (DLE), buscar es hacer algo para hallar a una persona o cosa. La dama en cuestión –de la que nos alegramos que ya esté en casa y goce de buena salud-, no estaba extraviada, se sabía su paradero. El avión fue por ella, o la trajo de regreso al país, pero no fue a buscarla.

Primera pieza que, previo empleo de la resortera, depositamos en la talega.

MÁS ÓPTIMO. El ingeniero Luis Hoyos Schlamme envía hacia el tirahule un bonito ejemplar. En su sección deportiva el mismo diario informa de las dificultades para reanudar la temporada de beisbol de la Liga Mexicana. El título de la noticia es: “Se analiza cuál es el calendario más óptimo para la LMB”. Aquí se utilizan más palabras de las necesarias para comprender el significado de la oración. Veamos.

Recordemos nuestras clases de gramática en la escuela primaria: hay adjetivos que tienen aumentativos y superlativos. “Bueno” es uno de ellos. Su aumentativo es “mejor” y el superlativo es “óptimo, que no puede ser mejor” (DLE). En consecuencia, al decir más óptimo se comete un pleonasmo por el uso de voces innecesarias.

La honda dispara un duro pedrusco hacia el más óptimo, cae la pieza y aumenta el peso de la alforja. Gracias, don Luis. Es usted un muy efectivo cazador de gazapos.

ACCESAR POR ACCEDER. En los canales televisivos una información oficial dice que para prevenir la contingencia económica que se avecina nuestras autoridades apoyarán a las empresas para que puedan accesar a créditos para ayudarlos a continuar sus actividades económicas.

Esa palabreja, accesar, no existe en ningún diccionario de la lengua española. Es una voz procedente de la lengua inglesa y su equivalente en español es acceder, es decir, tener acceso, paso o entrada a un lugar.

Con la honda dirigimos una certera pedrada al extranjerismo y la última pieza del día deja el sabucán hasta el tope. Hasta el próximo tirahulazo.