|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

En una gira de trabajo en el estado de Chihuahua, el presidente Andrés Manuel López Obrador invitó al secretario general del Infonavit Rogerio Castro a subir a su camioneta y le preguntó: ¿cómo ves la figura de la ex gobernadora Ivonne Ortega? ¿Ayuda o perjudicaría a Morena? Sí perjudica, pero le recomiendo que usted lo averigüe, respondió Castro.

Uno de los objetivos de Morena es debilitar al PRI, pues en esa medida garantiza su permanencia política y quien ha entendido esa estrategia es Ivonne Ortega, quien viene a cobrar las traiciones en primer lugar al ex gobernador Rolando Zapata y el senador Jorge Carlos Ramírez, ya que ambos en la pasada contienda interna para elegir a su dirigencia nacional operaron a favor del ex gobernador de Campeche Alejandro Moreno Cárdenas.

Para el gobierno federal la estrategia de la ex gobernadora debilita al PRI, ya que los que votan por el PAN no la ven como una opción política, menos la militancia que tiene sus orígenes en la izquierda y es que previo a que empiece de manera formal la elección en el grupo de Rogerio Castro señalan que ellos en algunos distritos están entrando en segundo lugar, reconocen que el PAN está en primer lugar en la mayoría de los distritos estatales y federales, mientras que el PRI en algunas demarcaciones está en el tercer lugar y segundo en otras.

En la última platica entre Rogerio Castro y el presidente salió el tema de que los del movimiento en Yucatán no están aprovechando el momento histórico, las divisiones en Morena son evidentes, al delegado de los Programas Federales Joaquín Díaz le han pedido que no se meta en las próxima contienda electoral, el gobierno federal tiene los estudios en donde en la percepción y el manejo de la pandemia el gobierno de Mauricio Vila sale bien calificado. Pero además las alianzas de Mauricio Vila con militantes importantes del PRI, en el oriente del Estado con Liborio Vidal, y en el centro con María del Carmen Ordaz, le están dando buenos resultados, mientras que los de Morena sólo hacen amarres políticos y no alianzas.

En Morena existe una corriente que desea que el ex candidato a la alcaldía de Mérida sea Fernando Xacur, otros que el abanderado sea Oscar Brito, quien tiene el respaldo del ex panista Joaquín Díaz, y quien esta buscando esta candidatura es el ex diputado local del PRI Ismael Peraza, quien se ha distanciado políticamente de Joaquín Díaz y le apuesta a que el líder nacional Mario Delgado pueda favorecerlo.

Por si fuera poco, en las carpetas que tienen en Palacio Nacional existen denuncias de que en algunas delegaciones federales siguen operando los del PRI, como en Sedatu, donde el ex diputado William Sosa tiene mucha injerencia.

Cargando siguiente noticia