|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

En algún momento de su gestión, el ex gobernador Víctor Cervera Pacheco resistió la crítica de la oposición que le reclamaba, en voz de la ex alcaldesa panista Ana Rosa Payán Cervera, el que estuviera “tirando piedritas al mar”, cuando construía la primera ampliación del Puerto de Altura.

Eran expresiones políticas del siglo pasado, pues no solía ser común que un gobernante se atreviera a correr riesgos para sacar a Yucatán de la dependencia absoluta del Gobierno federal y de la inmovilidad económica que representaba las limitaciones físicas del puerto de Progreso.

De esta manera, las obras que fueron en su momento calificadas como “faraónicas”, tales como “Isla Cervera”, el Centro de Convenciones Siglo XXI, el Palacio de Justicia, el deportivo Inalámbrica, el estadio Carlos Iturralde y el propio Kukulcán, e incluso la pista de canotaje, por mencionar algunas, con el paso del tiempo han sido consideradas como obras necesarias que influyeron en el desarrollo económico, cultural y deportivo de la entidad.

También fueron criticados los eventos masivos como el Kiuic y el Festival del Mundo Maya, así como la creación del patronato “Cultur”, que modernizó la manera en que se captaban turistas para Yucatán, con eventos también de carácter internacional que tenían como fin buscar nuevas fronteras que permitieran el desarrollo de un sector que necesitaba mayor promoción turística, que la simple visita a las ruinas de Chichén Itzá y Uxmal.

Todo esto es un legado que hasta hoy, propios y extraños, reconocen incluso en un libro escrito por periodistas que vivieron de cerca sus dos períodos como gobernante. Se trataba de obras y programas en los que se ejercían recursos públicos considerables.

En contraste con una inversión privada como el Estadio Sustentable de Yucatán, que llama la atención por su tamaño y envergadura, no hay que soslayar que a final de cuentas se trata de un reflejo de lo atractivo que sigue siendo nuestra entidad para la inversión y, por ello, también se ha logrado la instalación de un Centro Logístico de Amazon, así como un Centro de Distribución Regional de Wal-Mart; una empresa de reparación de cruceros y muchas otras, que reflejan el esfuerzo para reactivar la economía de un Estado afectado por la pandemia y los fenómenos naturales, sucesos que en el presente siglo, son nuevos retos, como los que tuvo en su momento el “Balo”.

Cargando siguiente noticia