|

Desde hace unas semanas que México se encuentra en la lista de países afectados por el Covid-19, enfermedad causada por el coronavirus y que se propaga a gran velocidad alrededor del mundo. Hasta este momento, la transmisión en México no se ha mostrado tan fuerte como en otros países (como el caso de Italia, Estados Unidos y España), lo que ha dado pie a decisiones de la Secretaría de Salud federal que han sido cuestionadas por sectores específicos de la población. De esto comentaremos el día de hoy.

Como ha dicho el subsecretario de salud, México se encuentra en la “fase 1” de la infección por Covid-19. Esto significa que hubo un ingreso del virus al país proveniente del extranjero, pero que aún no hay o es muy baja la incidencia de transmisión local o comunitaria. Es decir, el virus no se propaga de persona a persona de manera acelerada como en otras latitudes. Las instrucciones son lavarse las manos, utilizar gel desinfectante, estornudar en el ángulo interno del brazo y si se presentan síntomas de fiebre, dolor de cabeza y tos seca, lo ideal es quedarse en casa. Solo aquellos que pertenecen a la población vulnerable (niños menores de 5 años, mujeres embarazadas, adultos mayores de 60 años, diabéticos, hipertensos, personas con problemas cardiorrespiratorios o con el sistema inmunológico débil) deben acudir inmediatamente a su centro de salud de presentar los síntomas descritos. La propagación del virus sigue una lógica, un modelo casi matemático que permite a los epidemiólogos y expertos del sector salud elaborar proyecciones que nos muestren una estimación de la evolución y transmisión y por eso en un principio no se cerraron aeropuertos, fronteras ni se suspendieron actividades. Lo anterior ha sido utilizado fría y calculadamente por personas que alevosa y dolosamente siembran desinformación, haciendo que el resto de la población replique datos incorrectos y caiga en pánico, ocasionando histeria colectiva, compras masivas y alarma general. ¿Por qué no se aplican aquí test de coronavirus, si en Surcorea se han aplicado 200 mil? ¿Por qué no han cancelado vuelos? ¿Por qué no hay mediciones de temperatura en los aeropuertos? ¡El gobierno federal no está haciendo nada! Todas las anteriores son las afirmaciones más comunes y ninguna de ellas se apoya en evidencia científica, pareciendo que lo que se busca es más bien el golpeteo político y buscar sacar provecho de algo tan delicado como la salud de los mexicanos. Quizás no tengamos el mejor sistema de salud del mundo, pero podemos dar fe de que contamos con médicos con mucha experiencia, de calidad y muy preparados que sabrán guiarnos a través de esta contingencia.

A la fecha de publicado este texto nos acercamos a la “fase 2”, por lo que es importante evitar salir de casa hasta donde sea posible, evitar lugares concurridos y mantener la calma, además de seguir las indicaciones oficiales provenientes de la Secretaría de Salud y la OMS y no hacer caso ni compartir información proveniente del vecino, cadenas de Whatsapp, imágenes de Facebook o tuiteros que, de un día para otro, se volvieron expertos en pandemias.