13 de Diciembre de 2018

Opinion

Pinceladas de nostalgia navideña

El Poder de la pluma

Compartir en Facebook Pinceladas de nostalgia navideñaCompartir en Twiiter Pinceladas de nostalgia navideña

Salí del consultorio más temprano de lo común y, de camino a casa, vine analizando los notorios contrastes que de forma evidente podemos palpar con respecto a la transición que ha sufrido la temporada navideña entre el ayer y el hoy.

Me remonté a mi niñez y adolescencia, pasando ante mí cualquier cantidad de imágenes que atropellaron mi aún lúcida mente. Fíjense que a estas alturas mi caja pintada de café, con una vela en el centro, la imagen de la Virgen María, San José y el Niño Jesús, encabezaba al numeroso grupo de chamacos cada noche.

Efectivamente, no podía faltar que, después de hacer la tarea con lápiz y colores -seguramente algunos se preguntarán qué son esos artefactos primitivos, comparados con la última edición de la “compu” o el “cel”-, salíamos en grupo para ir cantando “La Rama”: ¡Me paro en la puerta, me quito el sombrero porque en esta casa vive un caballero…/ naranjas y limas/ aquí está la Virgen…”.

A velocidad lenta continué mi transitar y, conforme avanzaba en la camioneta, me atreví a contar el número de casas que mostraban en su exterior algún motivo navideño. ¿Ya saben cuál fue el resultado verdad? Los dedos de las manos me sobraron al llegar a mi destino.

Ipso facto me cuestioné: ¿qué pasó con las luces, el muñeco de plástico que sugería ser de nieve, los renos y la cara de Santa Claus que coronaba la entrada o las puertas de las casas en aquellos tiempos de los años 80 y 90? Sí, amable lector, tan solo recuerdo imborrable del México y Yucatán de cuyos ayeres escasos vestigios encontramos.

Por otro lado, a estas alturas, los otrora mozalbetes ya habíamos escrito nuestra “cartita” al ayudante del Niño Dios, y cada noche, en cuenta regresiva, soñábamos con el momento de ver los regalos.

De igual manera, nosotros los padres no olvidamos la alegría compartida, cuando aún trasnochados y sin haber pegado los ojos, nuestros pequeños jaloneaban la pijama y a rastras nos conducían al pie del árbol.
Añoro cómo las abrazaba y reían, más allá del desvelo; Jesús había nacido y el milagro se había consumado a través de esa unión imbatible y perpetua que conocemos como institución familiar.

Se me nubló la vista por momentos, al recordar a mis seres queridos que han partido, como mi padre, hermano, tíos y abuelos.

Lo anterior me reforzó lo tan importante de disfrutar a quienes aún están vivos, empezando con mi madre. Finalmente mi nostálgico recorrido tocó a su fin al llegar a mi destino.

¡Qué tiempos aquellos, cuando el espíritu de la Natividad fue el ente que movió corazones! Solo te pido que este año, más allá de turbulencias y los cambios que nos agobian, por favor, enciendas y compartas esa energía e ilusión que solo el Creador puede motivar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios