|

Mientras más tiempo pasemos en cuarentena, más tenemos que fortalecer ciertos comportamientos que nos pueden llevar, en un descuido, a tronar o dañar una relación, una familia o una amistad. La paciencia y la tolerancia son algunos de esos comportamientos que debemos aprender a ejercitar, más en estos días en los que las cosas están complicadas, además de los problemas y situaciones adicionales con los que cada uno carga de por sí. Las personas que manejan esto y que tienen mucha paciencia y tolerancia a las cosas y a las situaciones tienen varias cosas en común que hacen que puedan resistirse a aventar una mentada fresca de madre, e incluso, en algunas ocasiones, resistirse siquiera a molestarse.

Aquí cinco acciones a realizar para dominar tu carácter y ser paciente y tolerante:

1.- Controla tu respiración.- Lo más importante de todo, además de controlarte a ti mismo, es que logres controlar tu respiración. Cerrar los ojos y enfocarte única y exclusivamente a tu respiración te distraerá del problema y te relajará de una manera paulatina. Es como desconectarte por completo del mundo unos segundos para poder controlar tu sistema.

2.- Evita juzgar.- Si algo nos cuesta trabajo a algunos es no juzgar a las personas, sobre todo sin saber por lo que han pasado en su vida. Claro, nada es pretexto para tirarle la culpa al pasado, pero sí está en nosotros mismos evitar cualquier tipo de conducta que sea nociva para nosotros mismos o los demás.

3.- Aléjate de los conflictos.- Si algo te molesta o incomoda, aléjate inmediatamente de ahí. Si sabes que hay algo en específico que no puedas o debas tolerar, es mejor retirarte y evitar cualquier disputa que sólo desgasta nuestra energía y, en ocasiones, hasta nos deja cargando con la mala vibra de otras personas.

4.- Vive tu presente.- Si hay algo que me queda claro es que vivir el presente evita que te den ataques de ansiedad y así levantar el volumen de la poca tolerancia y paciencia. Vivir en el pasado ocasiona depresión y vivir en el futuro provoca ansiedad, así es que aférrate a lo que tienes hoy; ayer ya pasó y mañana todavía no llega.

5.- Un poco de humor.- Todo ser viviente necesita invariablemente un poco de humor. Si te tomas todo muy en serio, dejarás pasar momentos increíblemente hermosos para ti, con tu familia o solo, pero no puedes desperdiciar el tiempo pensando únicamente en drama y tragedia. Los mejores cómicos hacen sus mejores chistes partiendo de la honestidad y la tragedia real de sus vidas.