|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El compromiso de las y los defensores de los derechos humanos es con las personas y con el respeto a su dignidad, como lo avala el trabajo de la recipiendaria de la presea al Mérito Humano 2020, que anualmente entrega la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán.

Angélica Caamal Bastarrachea recibió la presea en ceremonia privada, la cual fue transmitida a través de nuestras redes sociales, ante la secretaria general de Gobierno, María Dolores Fritz Sierra; el presidente de la Codhey, Miguel Óscar Sabido Santana; el presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado de Yucatán, Luis Borjas Romero; el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado, Ricardo de Jesús Ávila Heredia; la síndico de Mérida, Diana Canto Moreno; los consejeros consultivos de la Codhey, Yuli Chapur Zahoul, Annel Rosado Lara y José Luis Sánchez González, y el secretario ejecutivo de este organismo, José Gustavo Arjona Canto.

Nada fácil fue elegir a la recipiendaria de la presea, pues quienes trabajan en pro de las prerrogativas humanas han realizado grandes esfuerzos de activismo y trabajo consolidado en defensa de los derechos humanos, desafiando obstáculos y barreras que nos ha impuesto el confinamiento ante la amenaza de la pandemia de Covid 19.

Estoy consciente de que el mérito humano no puede medirse fácilmente. Sin embargo, las acciones de nuestra recipiendaria son incontables y muy bien estructuradas. Su lucha no ha sido fácil, pero con esfuerzo y dedicación podemos decir que ha logrado muchas victorias.

Sabemos que el trabajo de Angélica Caamal no busca el aplauso o el reconocimiento público. Pero es justo que conozcamos la labor que realiza y se convierta en inspiración para otras personas que enfrentan situaciones adversas o que la injusticia les ha impedido disfrutar con plenitud de sus derechos humanos.

María Dolores Fritz Sierra, secretaria general de Gobierno, entregó la presea a Angélica Caamal, de quien dijo que su trabajo contribuye a hacer más visibles los problemas a que se enfrentan las personas con espectro autista y ayuda a concientizar a la sociedad sobre su inclusión.

Aseguró que Angélica ha luchado no sólo para sacar adelante su noble causa, sino también contra la falta de información y de conocimiento por parte de la sociedad.

Coincido con la secretaria general de Gobierno, quien señaló que cada recipiendario de la presea al Mérito Humano es un ejemplo a seguir para las y los yucatecos.

La homenajeada dedicó el premio que obuvo a quienes la han apoyado en su labor y a su hijo Ángel, su motor, fuente de inspiración para trabajar en pro de las personas con espectro autista.

Cargando siguiente noticia