|

Hoy uno de los temas que han tenido éxito en las redes sociales es el de un ejemplar de tortuga marina que fue ayudado a regresar al mar en un punto de la costa. Estamos en pleno periodo de anidación de esta especie en todo lo largo de los 360 kilómetros de playa de Yucatán.

Esta especie tiene retos importantes ya que está en peligro de extinción. Por ejemplo, sólo una de cada mil tortugas que salen del huevo llega a edad adulta, ya que cangrejos y aves en su mayoría las capturan durante su travesía desde sus nidos en las playas hasta el mar, incluso a pocos metros de su ingreso al mar son capturadas por las aves. Los machos nunca abandonan el mar y son las hembras las que salen a depositar sus huevos en la arena durante la temporada de anidación. Esta especie es muy productiva por la cantidad de huevos que procrean, cada ejemplar puede poner más de 150 por nido y tiene la facultad de poder anidar varias veces en cada estación, lo cual compensa las altas tasas de mortalidad que impiden a la mayoría llegar a la madurez. Se ha comprobado que las hembras de algunas especies vuelven a poner sus huevos en la misma playa en la que nacieron. El rol de las tortugas de mar es esencial para tener océanos saludables, ya que consumen las dañinas medusas, que se multiplicarían de manera incontrolada si las tortugas llegaran a desaparecer. Hay también especies que son clave para podar las praderas marinas y otras que ayudan a mantener el equilibrio en los arrecifes de coral. Un dato curioso y sorprendente es que las tortugas marinas son representantes vivos de un grupo de reptiles que han recorrido los mares durante los últimos 100 millones de años, siendo catalogadas como los seres vivos más antiguos. Nuestro país es privilegiado por su diversidad de tortugas marinas, ya que siete de las ocho especies reconocidas en el mundo anidan en las playas de México, tanto en las del Pacífico como en las del Golfo de México y El Caribe. En Yucatán anidan tres especies, la carey, la verde y la blanca, siendo la carey la que predomina. Esta especie comparte características: son sumamente atractivas y llaman la atención para acciones y proyectos de conservación; son indicadoras, su presencia supone relativa salud en los ecosistemas; son migratorias, su ciclo de vida lo realizan recorriendo diversas naciones del área que comparten las mismas especies. Todas las especies de tortugas marinas de México se encuentran clasificadas en la categoría “en peligro de extinción”, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Se ha documentado la declinación drástica de las poblaciones de tortuga laúd del Pacífico y carey del Caribe, por lo que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) las clasifica “en peligro crítico de extinción”. Puedo afirmar que en Yucatán somos privilegiados en tener la oportunidad de ver o conocer esta especie, pero representa un riesgo no respetar su periodo de anidación.