|

Úsese y deséchese, es el lema de esta generación líquida. Nada debe ser eterno, es la paráfrasis que tiene cabida hasta en los vínculos propios de los humanos. La amistad, la solidaridad, la fraternidad, el matrimonio y otras relaciones son traspasadas por esta forma de entender una realidad que se extiende en esta contemporaneidad.

Escribo esto pensando en la situación de ruptura de vínculos que suceden diariamente a nuestro alrededor. Especialmente en la ruptura de la convivencia matrimonial o simplemente la ruptura de los lazos afectivos en una pareja sin cartas de compromisos; de cualquier manera el rompimiento causa estropicios al menos en uno de los protagonistas.

La literatura científica que sirva de apoyo a quienes cursan por padecimientos de la modernidad que nos tocó vivir es escasa, la mayoría de los textos son de tipo motivacional, que no llegan a escarbar en la profundidad del origen del dolor que causa la ruptura.

Pero, ¡eureka!, he localizado un interesante ensayo escrito por Igor Caruso y llamado: La Separación de los Amantes. Esta obra de Caruso, un psicoanalista actualizado en el tema de la ruptura, es muy interesante y debe ser leída por todos los que aman, aun cuando su amor sea muy sólido y aparentemente indestructible. El autor de esta obra la dedica a todos aquellos que han sido separados: a los amantes, a los que odian, a los indiferentes, a los perplejos y a los confiados.

Lo interesante de esta lectura reside en que no trata únicamente el tema del rompimiento causado por el cansancio de vivir en pareja, sino que abarca la ruptura definitiva producida por la ausencia total de una de las partes. El autor responde de manera precisa la pregunta que todo doliente se hace en cualquiera de las rupturas: ¿por qué a mí?

El psicoanalista menciona que no existe dolor más fuerte que el producido por una separación amorosa, y lo equipara al dolor que produce la muerte del objeto amado, señala que esta muerte es psíquica, es la muerte del otro yo que vive en el interior. La muerte psíquica del sujeto amado es necesaria para lograr la liberación y empezar un nuevo ciclo. Existen quienes dan respiración al objeto amado ausente que vive en su interior, pero esto inevitablemente los llevará a la soledad.

Los mecanismos de defensa que se presentan frente a una separación o disolución de un vínculo afectivo son una catástrofe mayor cuando existen otras patologías mentales como neurosis o psicopatías, en tal caso la separación y la muerte se convierten en cómplices. La primera es la precursora del final, la segunda es el símbolo. El autor de La Separación de los Amantes señala: Estudiar la separación amorosa significa estudiar la presencia de la muerte en nuestra vida.