Yucatán: Confinamiento los obliga a mantener el trabajo de terapias a distancia

La mayoría no tiene el equipo necesario para recibir el tratamiento

|
El trabajo a distancia ha sido un gran reto para lograr la atención de los beneficiarios. (Foto de contexto/Archivo/Novedades de Yucatán)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yucatán.- Entre los grandes retos a los que se enfrentan las personas con discapacidad durante el confinamiento se encuentran la falta de socialización y la rehabilitación presencial para mejorar sus condiciones de vida, señaló la presidenta de la asociación Construyendo Sonrisas I.A.P., Bárbara Guasch Mdáhuar.

Destacó que las personas con discapacidad son tan valiosas como cualquier otra, por lo que a pesar de la pandemia la agrupación mantiene el trabajo a distancia, y aunque no es lo ideal, se realiza por protección, ya que por cuestiones de salud estos individuos son más vulnerables ante el virus SARS-Cov-2.

Reconoció que al principio de la contingencia la preocupación de los padres fue la pandemia, luego la economía y ahora la salud emocional de los hijos.

Trabajo a distancia, un gran reto

Resaltó que el trabajo a distancia ha sido un gran reto para lograr la atención de los beneficiarios porque la mayoría de ellos no tienen el equipo necesario ni el internet para conectarse y recibir sus terapias.

“Hemos tenido que adaptarnos a cada uno de los beneficiarios. A algunos se les resuelve sus casos por videollamada, a otros por Zoom, si encuentran los medios. Ha sido algo a lo que nos hemos tenido que adaptar todos los maestros, terapeutas, coordinadoras y en todas las áreas”, indicó.

Precisó que quienes más dificultades pasan son los padres de familia, ya que no solo tienen que sobrellevar el encierro, sino que además deben atender a sus hijos y ayudarlos a efectuar las terapias que estaban a cargo de los especialistas, por lo que el trabajo es mayor.

Admitió que lo anterior ha generado un retroceso en los beneficiarios, debido a que no es la misma eficacia en la terapia; sin embargo, ni ellos ni ninguna otra asociación que trabaja con personas con discapacidad ha cesado en su labor, pues se han encontrado maneras de dar atención.

Resaltó que la mayor afectación se registra en el área de estimulación temprana, pues la atención en esa etapa logra que no se terminen de establecer algunas patologías, por lo que es un trabajo que en términos de tiempo es muy importante.

“En este momento atendemos a 110 niños y sí hubo quienes no pudieron continuar, pero tenemos la esperanza de que cuando esto mejore regresen quienes, por motivos de salud, trabajo o traslado, no pudieron quedarse. El cambio más importante fue el no presencial, ya que para ellos es más difícil porque no los dejan salir ni de vez en cuando”, lamentó.

Agregó que para todas las personas con discapacidad, el momento de sus terapias presenciales, además de ser una oportunidad de aprender, representaba momentos de esparcimiento, convivencia con sus amigos y con los terapeutas quienes se convierten en sus otros papás.

Cargando siguiente noticia