Por contingencia por coronavirus 'obligan' a empleado a trabajar en casa

El Covid-19 está modificando la vida cotidiana para evitar que los yucatecos salgan de su casa, pero el “home office” implica obstáculos que deben superarse
|
Afirman que hacer home office requiere de adaptación. (Foto de contexto)
Afirman que hacer home office requiere de adaptación. (Foto de contexto)

MÉRIDA, Yucatán.- El coronavirus está obligando a algunas empresas a implementar el trabajo desde casa, conocido como “home office”. Para muchas personas será la primera vez que experimenten esta modalidad y es normal que sepan bien por dónde empezar o qué hacer.

Ante esto, Elisa Ortiz Rincón, Ingeniera en Sistemas y Desarrollador de Software (Oracle Developer Senior), quien realiza “home office” desde hace más de dos años, explicó que este tipo de trabajo lleva algún tiempo de adaptación y al principio es normal sentir que no se avanza.

“Hacer home office requiere de adaptación. Si se está iniciando, es normal sentir que “malabareas”, que no avanzas en nada o al ritmo que te gustaría. Sin embargo, con el paso de los días todo se va acoplando, se van construyendo nuevos códigos de comunicación con la familia en casa y con los compañeros de trabajo, y por supuesto al inicio vas a invertir mucho tiempo adaptando espacios y repitiéndote a ti mismo: “enfócate”. Es decir, no veas la cama, o el sofá, procura no entrar a Facebook, aunque a esta red estamos atentos tanto fuera como dentro de casa. Al final del día, pudiste con gran parte de lo que te propusiste y al siguiente día quizás hagas lo mismo, pero con menos esfuerzo y así, es un día a la vez”, compartió en entrevista.

Cabe mencionar que el trabajo remoto no es nuevo. Sin embargo, hasta ahora no había sido necesario ponerlo en práctica de manera masiva. La llegada de un nuevo tipo de coronavirus, que origina la enfermedad Covid-19, ha puesto a muchos en cuarentena, por lo que millones de personas deberán laborar desde casa.

Sin embargo, se considera que pasada la crisis, habrá un incremento notable en el diseño e implementación de políticas de trabajo remoto, no sólo como esfuerzos planeados para contingencias como la de estos días.

“Cuando me convertí en mamá me convertí en freelance. Es complicado porque tienes que hacer de todo, ver los contratos, los pagos, todo. Preferí dedicarme a mis hijos como siete años. Hace dos años regresé a esta área que ahora hago. Me contrato grupo TI, vía remota. Trabajo desde mi casa, me asignan desarrollo y me conecto vía VPN, soy parte de un equipo de fábrica de software. Me pasan los detalles y yo los elaboró. Y esta labor la compagino con mi labor de ser mamá, puedo estar con mis cuatro hijos y trabajar al mismo tiempo”, explico Elisa Ortiz.

Dijo que al principio no se animaba a trabajar de forma remota. Sin embargo, hoy ya adaptada a esta modalidad, disfruta de su trabajo y colabora vía internet con compañeros de Perú, Argentina, Monterrey, Ciudad de México o Veracruz.

Agregó que con el “home office”, herramienta que están aprovechando las empresas ante la contingencia por el Coronavirus Covid-19, es de mucha utilidad pero para poder aprovecharla al máximo, será necesario que vaya acompañada de una cultura organizacional que la respalde.

Por ejemplo, aprovechar para aprender de esta etapa para crear un plan posterior a la contingencia; tener claridad sobre los procesos y acciones que pueden ser operados de forma remota; contar con personal experto en los procesos de la empresa, que conozca los alcances técnicos y recursos tecnológicos de los que se disponen también personal con conocimiento de las personas, líneas de mando, liderazgos formales e informales.