|

Crisis de diferente índole hemos tenido desde hace muchos años. Cada una ha traído lo suyo en el tiempo que le correspondió, pero los que sobreviven a ella si algo pueden decir es que les ha ayudado en dos aspectos: a) aprendizaje y b) fortaleza. 

Nuestros amigos de oriente, los chinos, en su cultura, manejan la palabra crisis de una forma dual, pues es representada en su escritura con dos signos que denominan esa palabra. La diferencia es que uno de los símbolos significa “problema” y el otro “oportunidad”. Y el estar de un lado o del otro depende mucho de tu actitud. Muchos de los artistas que conocemos han escrito, pintado o compuesto sus obras maestras en la peor época de sus vidas. 

Aquí cinco acciones que debemos realizar durante una crisis: 

1.- Estar en calma.-  El miedo solo genera más miedo y puede ocasionar adicionalmente pánico. El pánico genera terror y la gente se desquicia comprando cosas que no debe comprar y que no necesita, provocando desabasto de algunos artículos que pudieran ser o no necesarios. Calmados pensaremos mejor y actuaremos coherentemente. 

2.- Analizar la situación actual.- Lee sobre el tema y busca las fuentes más fidedignas para hacerlo. No hagas caso de chismes o páginas de internet que no son serias. Busca a las autoridades en el tema y empápate de él para que puedas tomar mejores decisiones en un futuro cercano. Luego que consideres que tienes suficiente información, decide. 

3.- Preparar un plan.- Ya calmado tú y analizado el asunto, puedes preparar un plan de contingencias que pueda mantenerte a flote durante el período de crisis y que sobrevivas a ésta. Recuerda que en los tiempos difíciles es cuando nos volvemos más creativos, así que siéntate a diseñar bien tu estrategia para la época de vacas flacas. 

4.- Cuidar el dinero.- Cuida de manera mesurada en dónde gastas y en dónde inviertes, pues ninguna crisis es certera en su tiempo de terminación. Por eso aquí es cuando se vuelve más importante el haber ahorrado, aunque sea el mínimo, para poder solventar los pagos a corto plazo. No dependas de las resoluciones que pudiera o no lanzar el gobierno. 

5.- Fomenta la discreción.- Es muy importante tener discreción en cuanto al dinero, las palabras, los tonos, las acciones, la comunicación y muchas otras cosas. Los tiempos ya son de por sí difíciles como para hacerlos más complicados. Seamos realistas y limitémonos a actuar y ayudar en lo que se pueda. 

Tú decides de qué lado quieres estar.