|

Hoy le toca al periódico de casa. Con motivo de la lucha contra el coronavirus se publica la siguiente información: “Instituciones de Educación Superior (IES) han implementado esquemas de apoyo, como la distribución de insumos clínicos, el embase de gel antiséptico, la elaboración de caretas y la recaudación de despensas”.

Eso del “embase” da la impresión de que el gel antiséptico juega béisbol y ha tomado una base, ya sea por un imparable o por el obsequio de cuatro bolas malas.

Dejemos el deporte y vayamos al Diccionario de la Lengua Española. Éste trae únicamente la voz “embasamiento”, que en arquitectura es la basa larga y continuada sobre la que estriba todo edificio o parte de él. A su vez, “basa” es base, fundamento o apoyo en que estriba una cosa.

En lugar de embase debió de emplearse la voz envase, o sea, la acción y efecto de envasar, echar en vasos o vasijas un líquido. El redactor ha cometido un barbarismo al utilizar vocablos erróneos al hablar o escribir.

La resortera realiza su primer disparo y un lindo ejemplar reposa en el fondo de la alforja.

RECAUDACIÓN DE DESPENSAS. Un sagaz lector nos indica que al decir la recaudación de despensas se comete otro error, pues las despensas no son dinero, que es lo que se recauda, y en ese caso debió de usarse la palabra recolectar.

En efecto, estimado lector, el Diccionario de la Lengua Española, en su edición del Tricentenario, nos dice que recaudar es cobrar o recibir dinero, asegurar, poner o tener en custodia, guardar y, como expresión en desuso, significa “alcanzar, corregir con intención o súplicas lo que se desea”.

En tanto que recolectar es “1. Recoger los frutos de una cosecha. 2. Reunir cosas o personas de procedencia diversa”.

Un disparo de honda aquieta a la recaudación y un segundo gazapo va a parar al morral.

DESVASTADO. Otra edición del periódico de esta casa trae una noticia que nos produce tristeza: “Desvastado el sector turístico”.

La pena que tenemos no es por el sufrido sector turístico sino por el redactor de la noticia. Si el hombre quiso escribir “desbastado”, con letra be, nos hace saber que al sector turístico se le quitó lo “basto, grosero, tosco, sin pulimento”.

Si, por el contrario, quiso decir que el sector turístico está deshecho, en ruinas, debió de escribir “devastado”, sin la letra ese y con ve.

Otro precioso barbarismo que cae por los efectos de certero disparo de la honda y lo atesoramos en la talega.

Una dura pedrada dirigida con el tirahule derriba al bonito ejemplar y el sabucán se llena de gazapos.

Hasta el próximo tirahulazo.