|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El curso que está tomando la pandemia en Yucatán es bastante controversial, en algunos hospitales han aumentado los casos mientras que en otros disminuido. Hace unos meses dejábamos en claro que todo era Covid hasta no demostrar lo contrario, pero con la llegada de enfermedades típicas de la temporada (faringitis, resfriados, rinitis e Influenza), hemos tenido que exprimir al doble nuestros conocimientos para discernir el diagnóstico del paciente y otorgar un mejor tratamiento, en especial por los altos costos de las pruebas para Covid o Influenza: cerca de 5 mil pesos. En otras palabras, actualmente no todo es Covid, aunque sigue siendo la primera enfermedad respiratoria que hay que descartar, en especial porque sería un gran pecado suponer que el paciente tiene una enfermedad menor y con ello dejarnos llevar dando un tratamiento no apropiado y perjudicando a mediano plazo su vida. Tendremos ahora que hacer muchas más pruebas de laboratorio para poder generar correctos diagnósticos diferenciales, pues confundir el Covid con una Influenza e incluso un catarro puede ser muy fácil, pero no iniciar el tratamiento adecuado se convierte en algo sumamente peligroso y costoso.

Hay un método sencillo para evitar todas las enfermedades respiratorias, el cubrebocas. Recordemos que día a día hay información nueva sobre el Covid 19; al principio, se nos dijo que el cubrebocas no servía de nada, luego que sí y que podíamos hacerlos en casa, luego bajaron los precios de los KN95 y se venden por doquier e incluso con filtro en unos 25 pesos.

Actualmente sabemos que los de fibra de vidrio y neopreno no sirven para nada; que los de tela y los tricapa (quirúrgicos) disminuyen levemente la probabilidad de que contagies a otros pero no de contagiarte tú; que los KN 95 son muy efectivos para evitar contagios y no contagiarte y que los N95 son los mejores sin duda pero aún los más caros. 

En cuanto a los KN 95 que se venden en todas partes y son excelentes es importante conocer 3 cosas: la primera es que son desechables, pero puedes usarlos por 4 días seguidos a menos que se mojen. Segundo, que aunque está de moda que tengan válvulas, éstas ciertamente pueden ayudarte a respirar mejor y a protegerte mucho más, pero no evitan la propagación del virus, es decir, el portador del cubrebocas está protegido, pues la válvula evita que el virus entre pero también permite que todos los fluidos y respiración del portador salgan del cubrebocas, por tanto, si quien lo usa está enfermo con o sin síntomas, va a contagiar a todos los de su alrededor como si no lo tuviera, convirtiéndose así en un cubrebocas egoísta que te protege pero no a los demás. Por último hay que recortar que el KN 95 debe estar bien colocado cubriendo nariz y boca. Con la nariz de fuera respirarás todo el virus cercano y colocarlo en el cuello lo contaminará dejándolo inservible y habrá que tirarlo.

Para evitar más contagios es necesario cuidarte tú y cuidar de los demás, pues, desde mi perspectiva, es muy probable un rebrote entre diciembre y enero a menos que juntos lo podamos evitar.

 

 

 

Cargando siguiente noticia