|

Buenos días, estimados lectores. Hoy tenemos una batidora de lujo: doña Margarita Díaz Rubio se inicia como colaboradora de esta columna. La distinguida dama prontamente dirige hacia nuestra resortera el título de una nota publicada en un periódico de circulación nacional. La información se refiere a un lamentable percance ocurrido en el límite de la República Mexicana con la tierra del Chel Trump. Dice así: CAE EMBARAZADA DE MURO Y FALLECE.  

Ese título tiene el vicio gramatical llamado anfibología, pues por su poca claridad da lugar a más de una interpretación: la mujer estaba embarazada del muro (y no de su marido) o una  mujer embarazada cayó del muro.  

El tirahule no desperdicia la oportunidad. Certero impacto de la piedra envía a tierra el gazapo y el primer ejemplar del día reposa en el morral del cazador. Muchas gracias, doña Margarita. 

MUERTOS CAUSAN TORNADOS 

Continuamos con las noticias procedentes del Tío Sam. En el mismo diario nacional leemos una inquietante noticia: “UNOS 25 MUERTOS CAUSAN TORNADOS EN TENNESSEE”. ¡Qué muertos más agresivos! ¡Los 25 difuntos causan tornados! Por lo visto, es real la existencia de zombis

De nuevo tenemos a la vista una anfibología. Al no seguirse el orden en que deben de escribirse los elementos de una oración (sujeto, verbo y predicado), la cláusula adolece de claridad. Debió escribirse: Tornados causan unos 25 muertos en Tennessee. 

Nuevo disparo de nuestra arma hacia los 25 muertos y un gordo gazapo termina en la alforja.  

DESTINOS Y PUNTOS DE ORIGEN 

El ingeniero Luis Hoyos Schlamme nuevamente apoya esta cacería con un buen ejemplar, atrapado en un noticiero radiofónico vespertino de Grupo Imagen. 

Nos dice don Luis que al referirse a algunas medidas adoptadas en torno al coronavirus, el locutor expresó: “En aeropuertos de México se tomará la temperatura de pasajeros procedentes  de diez diferentes destinos”. 

El diestro cazador comenta: “Si los viajeros llegan a México, su destino es precisamente nuestro país. El hombre del micrófono debió decir: En aeropuertos de México se tomará la temperatura de pasajeros procedentes de diez diferentes puntos de origen”.  

Tiene razón el Sr. Hoyos. La palabra “destino” se ha utilizado con un uso distinto al que realmente tiene. El tirahule aprovecha la ocasión, arrojamos con violencia un duro guijarro para derribar ese vicio gramatical llamado impropiedad y el sabucán queda lleno. 

Hasta el próximo tirahulazo.