¡Sorpresa!, tú también presentas

Sorpresa se llevaron cientos de maestros del nivel de secundaria cuando fueron notificados por las redes sociales que presentarían la evaluación docente a fin de asegurar su permanencia.
|

Mayúscula sorpresa se llevaron cientos de maestros del nivel de secundaria cuando desde la semana anterior y en el transcurso de ésta, fueron notificados por las redes sociales que presentarían la evaluación docente a fin de asegurar su permanencia en el servicio educativo. Disgustados e iracundos pronto acudieron a las oficinas centrales de la Segey para que les aclararan cómo es que, hasta estas fechas, se les comunica (por un medio informal) que presentarían la evaluación, cuando por parte del Servicio Profesional Docente no habían recibido notificación alguna en tiempo y forma. Inclusive, muchos maestros y maestras que ya iniciaron su trámite de jubilación o pensión en sus respectivos institutos de seguridad social (Issste e Isstey) fueron incluidos en la lista negra de última hora, no obstante que es inexplicable e incomprensible el hecho de presentar la evaluación cuando ya decidieron retirarse del servicio educativo. La respuesta tajante que recibieron fue condenatoria: tú también vas a presentar.

Los irritados mentores expusieron vanamente sus argumentos ante la insensibilidad de una dependencia que lo único que busca es pasar al paredón a la mayor cantidad de maestros para incrementar las cifras estadísticas sobre el cumplimiento de ley en la nueva reforma educativa.

Según el calendario, desde finales de junio pasado y hasta fines de agosto, hicieron las notificaciones, de parte del Servicio Profesional Docente, acompañadas con el dato de usuario y la contraseña del maestro para hacer su registro en la plataforma nacional; sin embargo, en la primera quincena de septiembre, muchos maestros fueron también notificados por teléfono o bien a través del director, pidiéndoles que se inscribieran a la plataforma estatal. La avalancha de convocados pronto saturó la capacidad de apoyo a los sustentantes, por lo que muchos de ellos tuvieron que pagar de manera particular para que los guíen en su proceso evaluativo, generando un mercado negro y abuso contra los maestros.

Con la sorpresiva última remesa de convocados, se tendrán dificultades para apoyarlos en su proceso según lo indica el Servicio Profesional Docente, pues, de entrada, ya están atrasados en la elaboración del diagnóstico de su grupo y la planeación de la secuencia didáctica o proyecto que aplicarán en el aula a fin de evaluar su desempeño como docentes. ¿De qué se trata, de apoyarlos o de sacarlos del servicio?