20 de Octubre de 2019

Mérida

Iglesia de Muna aún conserva arquitectura colonial

Antes de que fuera iglesia, en 1591 fue un convento con las piezas indispensables para las habitaciones de los misioneros

La fachada de la iglesia es muy austera, de muros lisos, rematada por un frontón ondulado, terminando a su vez en una cruz, flanqueada por dos espadañas de seis claros cada una. (Foto Daniel Sandoval)
La fachada de la iglesia es muy austera, de muros lisos, rematada por un frontón ondulado, terminando a su vez en una cruz, flanqueada por dos espadañas de seis claros cada una. (Foto Daniel Sandoval)
Compartir en Facebook Iglesia de Muna aún conserva arquitectura colonialCompartir en Twiiter Iglesia de Muna aún conserva arquitectura colonial

Redacción/Novedades Yucatán
MÉRIDA, Yucatán.- La iglesia en honor a la Virgen de la Asunción, en el municipio de Muna (al sur de la entidad), comenzó a edificarse el 11 de mayo de 1691, según la inscripción que existe en el interior del templo y que data de fines del siglo XVII, cuando el convento se amplió para construir el santuario, el claustro y las crujías. 

Cuando fue construido, primero como convento, llegó a ocupar una amplia superficie, se habla de más de 13 mil metros cuadrados. Contaba, como otras iglesias, con una huerta, y conforme se consolidó se crearon dos capillas, una dedicada a La Soledad y otra al Santísimo, además del atrio y el templo con su sacristía. 

El convento, que se edificó en 1591 en el sitio en el que después se levantó la iglesia a la Virgen de la Asunción, según los reportes históricos, comenzó con una pequeña casa con las piezas indispensables para guardar el Santísimo Sacramento y habitaciones de los contados misioneros que estaban encargados de la doctrina y oficios religiosos. 

Junto a ella se construyó la capilla, con una ramada al frente para los indios, y es probable que la actual capilla de La Soledad haya formado parte de la primera construcción, pues es sabido que en muchas edificaciones católicas se aprovechaba parte de la estructura original o las primeras construcciones. 

 

La iglesia se fue ampliando conforme la feligresía fue creciendo. (Foto: Daniel Sandoval)

La iglesia se fue ampliando conforme la feligresía fue creciendo; unas inscripciones grabadas en piedra sobre las puertas laterales ayudan a conocer un poco más las fechas en que se presume se edificó: en el acceso que da al norte tiene 22 de julio del año 92, y en la del lado sur, 13 de junio de 1962, fecha en que se presume concluyó la construcción de cada una. 

La fachada de la iglesia es muy austera, de muros lisos, rematada por un frontón ondulado, terminando a su vez en una cruz, flanqueada por dos espadañas de seis claros cada una. En algún tiempo tuvo dos campanas, una de las cuales rompió un rayo. 

Interior

El interior de la iglesia permite ver un poco la arquitectura que en ella se desarrolló: está dividida transversalmente en siete tramos por arcos de medio punto sobre pilastras, con arcos de mampostería. 

 

Al fondo del interior de la iglesia se encuentra el presbiterio, limitado por sencilla reja de fierro y techado con bóveda de mampostería en cañón. (Foto Daniel Sandoval)

Tuvo en algunas partes de su piso ladrillos de origen francés; el techo, así como los gruesos muros de mampostería, están pintados a la cal en colores lisos, mientras que el  patio central del inmueble está rodeado de corredores con arcadas de medio punto. 

Al fondo se encuentra el presbiterio, limitado por sencilla reja de fierro y techado con bóveda de mampostería en cañón. Debajo del coro, a la derecha de la puerta, se encuentra el bautisterio con una pequeña pila de piedra y reja de madera corriente. Junto a éste, hacia el sur, se encuentra la capilla del Santísimo, construida en 1910. Tiene un moderno altar de cedro sin pintar, y algunas imágenes de poco valor artístico. 

Al noreste del templo se encuentra la capilla conocida con el nombre de La Soledad. Se compone de una pieza con arco al centro en el que se apoyan las vigas del techo, y un portal al frente con dos arcos de medio punto sobre columnas y pilastras muy sencillas. Al fondo del templo se encuentra el exconvento, tenía seis piezas pero no todas se conservaron al paso del tiempo. 

En su patio central esta iglesia llegó a tener cuatro relojes de sol. Hacia el norte, cerca de la sacristía, se encuentra un aljibe que fue construido no hace mucho tiempo, por lo que se conserva bastante bien. 

Tiene en su interior una placa de mármol, sobre la puerta de la escalera del coro, que dice: “La reconstrucción de este templo se debe al celo del párroco don Juan Fuentes y Pérez, a su munificencia y a la de distinguidas personas de esta localidad y de Mérida.1910. Julio Laviada y Peón, Pedro F. Rivas”.

 

La iglesia tiene en su interior una placa de mármol, sobre la puerta de la escalera del coro. (Foto Daniel Sandoval)

Durante el gobierno del general Salvador Alvarado, en 1915, fue destruido el pretil bajo de mampostería que cerraba el atrio, apenas quedó una huella del lugar que ocupó. Ese mismo año fueron destruidos el retablo mayor y algunas imágenes, quedando solamente del primero algunos fragmentos y columnas salomónicas guardadas en la capilla de la Soledad, que sirve como bodega

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name