|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El panorama se vuelve cada vez más alentador, las posibilidades de terminar con la pandemia van en aumento, pero aún no acaba. Según el Gobierno yucateco ha disminuido al grado de pasar al semáforo amarillo con sabor a verde y con ello quitar casi todos los sellos de seguridad que a la gente protegían.

Es importante dejar algo en claro, existen dos tipos de realidades, la verdad política y la verdad médica. En Yucatán y en casi toda la república parecen chocar. Sus números no son los mismos que los nuestros, pero quienes toman las decisiones son administrativos, no operativos, así que el modificar el semáforo puede ser solamente como un juego de ajedrez donde los peones serán sacrificados.

Por suerte, ya hay maneras de sospechar que paciente con Covid se puede poner grave:

Primero, los que no están vacunados. Recordemos que una sola dosis prácticamente no sirve de nada, se requiere un mes después de la segunda dosis (independientemente de la vacuna) para que haga efecto. Si no estás 100% vacunado, quédate en casa.

Segundo, que el enfermo no se trate específicamente contra Covid-19. Sabemos que es una enfermedad inflamatoria/vascular. No necesita antibióticos como azitromicina, que por cierto, en la guía de práctica clínica se contempla como mala praxis el recetarla. Tampoco es necesaria la ivermectina y mucho menos el oseltamivir, medicamentos que alguna vez se estudiaron y parecía que funcionarían.

Tercero, que el paciente que tiene Covid, no se sienta mal, crea que tuvo un “falso positivo”, así que no guarda reposo.

Cuarto, que te atiendan por teléfono o videollamada. Las consultas médicas tienen que ser presenciales, en especial en la segunda semana de Covid, cuando es más probable que se presente una complicación.

Quinto, tener neumonitis y no recibir un tratamiento intravenoso pronto. Algunos médicos aún creen que a todos los pacientes con neumonitis o neumonía por Covid les falta oxígeno, no es verdad. Cuando falta el oxígeno es porque ya es muy tarde, porque algo dejamos pasar ¡Hay que escuchar los pulmones! Un grave error del sistema de salud es ya no aceptar en los hospitales a los pacientes que se están complicando, solamente se ingresan a los que ya están muy mal. ¿Será que por eso disminuyó la ocupación hospitalaria?

En fin, ya no deberían de haber más muertes, ya podemos ganarle al Covid-19, pero no debemos bajar la guardia. Aún tenemos que seguir con las medidas preventivas, pero parece que el Gobierno no entiende, cuando mejor vamos liberan permisos y volvemos a caer. Está disminuyendo la pandemia en Yucatán, pero aún es tiempo de seguir con las medidas del semáforo naranja hasta que todas las segundas dosis estén aplicadas. Las medidas deben de seguir hasta año nuevo y así, estoy seguro, tendríamos un 2022 completamente libre.

Cargando siguiente noticia