Falta de lluvias afecta producción de miel en Yucatán

Los apicultores están abandonando las colmenas, permanecen únicamente “los que aman a las abejas”, aunque no se obtengan ingresos

|
Por las pocas lluvias y las bajas temperaturas, no hay floración para que se genere el néctar que requieren las abejas. (Archivo/Sipse)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

William Sierra/MÉRIDA
Yucatán dejó de ser uno de los principales productores de miel del país, ante la crítica situación de la apicultura local, al grado de que algunas personas ya han abandonado la actividad, aseguró Nelly Ortiz Vázquez, empresaria y ex presidenta de la Unión de Apicultores.

Actualmente los apicultores están batallando para alimentar a sus colmenas, pues, por las pocas  lluvias y las bajas temperaturas, no hay floración y, cuando hay, es insuficiente el flujo de néctar.

 “Al no estar bien alimentadas, no habrá abundancia de miel que ayude a fortalecer y desarrollar las colonias y se obtenga ese excedente que permita al apicultor vender para mantenerse en la actividad”, expresó Ortiz Vázquez.

“No soy alarmista, sino realista y me gusta decir lo que está sucediendo a la apicultura yucateca, aunque las autoridades no lo crean así”, enfatizó la directora de Abeja Planet.

Los apicultores están abandonando las colmenas, permanecen únicamente “los que aman a las abejas”, aunque no se obtengan ingresos, como en su caso, que lleva más de 40 años dedicada a la apicultura.

“Hay que tener bien presente y estar conscientes de que si desaparecen las abejas, no habrá polinización y lógicamente biodiversidad”, enfatizó.

Aunque se ha hecho bastante trabajo como asociación de apicultores, se requiere de más acciones, en el que se involucren autoridades, productores, empresarios y la comunidad en general, urgiendo a que se realice un programa de reforestación de plantas néctar polimelíferas.

“Es necesario crear monte para que todas las vegetaciones nativas se recuperen. Por un lado, hay una deforestación causada por el cambio climático y por el otro, por la mano directa del hombre”, indicó, tras señalar que en algunas comunidades detectaron que el tronco del dzidzilché es bueno para crear carbón, pero eso implica acabar con un arbusto con flores melíferas.

La experimentada apicultora manifestó que los programas estatales de reforestación de árboles maderables son positivos, pero no ayudan en nada a los apicultores e incluso los afectan, al estar deforestando zonas en las que se desarrollan plantas y arbustos que producen flores melíferas, como el dzidzilché.

En términos generales, enfatizó que la producción se ha reducido, las abejas se están enjambrando y el uso excesivo de agroquímicos en el campo las está matando.

Cargando siguiente noticia