|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La escena es surrealista: haciendo de “adultos”, enfurecidos adolescentes exigen a los imperios de Estados Unidos, Rusia, China, ser más “maduros” ante el terrible “Apocalipsis” de la Madre Tierra, mientras, los dueños del mundo, obstinados -como niños mimados- continúan “exprimiendo” al planeta, con el peligro de llegar a la Sexta Extinción Masiva de Especies.

Agujero en la capa de ozono, contaminación extrema, aumento de grados de calor, quema de combustibles fósiles que producen gases de “efecto invernadero”, aumento del nivel del mar, deforestación del “pulmón” de la Amazonia, desaparición de islas y pueblos costeros, y en la estación radiofónica La Reverenda, la más escuchada en Yucatán, “no existe el Covid”, “ni muere la gente”, “ni estamos por entrar a la cuarta ola”.

Si los humanos somos versión del homo que logró sobrevivir en un escenario natural adverso, entre el poder de la naturaleza y la fuerza de las fieras, fue gracias a la “cooperación comunitaria”, inclusive entre grados de desarrollo diferentes, como entre “homo sapiens” (más inteligentes y desarrollados) y “neandertalenses” (más salvajes y atrasados), pero, quizá, más fuertes y quienes brindaron mayor protección al clan. En este escenario, los “no humanos” vienen siendo la Antítesis del homo sapiens (hombre sabio): quienes priorizan lo superficial, lo banal, lo absurdo, en un mundo en crisis, que nos encamina hacia el precipicio mortal a toda la Humanidad, cacaraqueando que “no existe cambio climático” (Donald Trump) y que los problemas de ahora tienen solución sin socialismos (Vargas Llosa, en su última intervención en México como vocero de la ultraderecha en Latinoamérica).

Siete mil años de “civilización patriarcal explotadora”, para en su última fase, capitalista o capitaleano, acelerar la expoliación de la Madre Tierra con la extracción contaminante de minerales valiosos o combustibles fósiles: petróleo, gas, carbón, que llevó a la contaminación ambiental de lagos, ríos y mares, agravada con el agujero en la capa de ozono protectora; esto, empeoró con la masiva producción de plásticos y la mortal emisión de radionúclidos de las explosiones nucleares en Hiroshima y Nagasaki.

Debido al saqueo de recursos naturales y la esclavitud de continentes enteros, a 500 años de colonialismo europeo y norteamericano, hoy las migraciones masivas que intentan arribar a las metrópolis explotadoras: Europa o Estados Unidos, mueren ahogadas o son detenidas para ser remitidas de nuevo a las colonias empobrecidas, donde morirán de hambre. En este dantesco escenario, donde miles de millones de personas se dirigen inexorablemente hacia el abismo de la hambruna y la muerte, el responsable de la ONU del manejo de alimentos para países empobrecidos hizo un patético llamado al selecto círculo de los millonarios No Humanos que se benefician de la asimétrica desigualdad en la sociedad.

Llamado para los multimillonarios del mundo: los Rotchild contemporáneos encabezados por “los tres chiflados” de la tecnología virtual: Mark Zuckerberg, Elon Musk y Jeff Bezos, modelos de las transnacionales con ética antihumana, proclamaron: “los nuevos millonarios del mundo deben poseer un espíritu humanitario con el resto de la sociedad” (para no matar a la “gallina de los huevos de oro”): trabajadores y consumidores de los 5 continentes). Seguiremos informando.

Cargando siguiente noticia