21 de Agosto de 2019

Deportes

Aprendimos de todo lo que hicimos mal: Luis Carlos Rivera

El líder melenudo se dice listo para enfrentar la segunda vuelta del campeonato.

Luis Carlos Rimera señala que ya ha realizado varios ajustes al equipo.(Foto: 
 José Acosta/Novedades Yucatán)
Luis Carlos Rimera señala que ya ha realizado varios ajustes al equipo.(Foto: José Acosta/Novedades Yucatán)
Compartir en Facebook Aprendimos de todo lo que hicimos mal: Luis Carlos RiveraCompartir en Twiiter Aprendimos de todo lo que hicimos mal: Luis Carlos Rivera

William Sierra/Mérida

El mánager Luis Carlos Rivera es de esos que no se queda en el pasado, más bien aprende de él, para no repetir errores en este presente y buscando un mejor futuro, y es por ello que lo sucedido en la primera mitad de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) le dio vuelta a la hoja con plena confianza y compromiso de que los Leones de Yucatán volverán a ser esa fiera, que tanto respeto imponía sin importar el territorio que pise.

En amena plática realizada en su oficina, rodeado de apuntes, estadísticas, de entrada, el domador felino aclaró que como responsable del equipo es el primero en asumir la responsabilidad de que en esta primera mitad hayan acabado en el quinto sitio.

Los motivos son varios. Algunos se podrán comentar, como el hecho de que pagaron caro el deficiente trabajo del bullpen con el que se inició el campeonato, las lesiones de algunos jugadores, que con todo y ello pedían jugar, sabiendo que no estaban al cien por ciento, de bajones de algunos peloteros, acostumbrados a estar a un alto nivel, y de situaciones internas que suceden, como en todas las buenas familias.

Esto por ningún motivo es una justificante, al contrario, se aprende de todo lo que dejamos de hacer e hicimos mal, y por ello veo ahora a un equipo ansioso de retornar al buen camino, enfatizó.

Dentro de lo más rescatable, señaló que de las limitantes que tuvieron al no poder mantenerse en un máximo nivel, obtuvieron buenos resultados ante los equipos mejor parados, aquellos etiquetados como serios aspirantes a ganar el campeonato, y algunas actuaciones individuales, que se echaron al equipo al hombro en los momentos difíciles.

Se han realizado varios ajustes, en especial trayendo a lanzadores que han venido a fortalecer el bullpen y la rotación. A la ofensiva igual se realizan ajustes, y continuarán de acuerdo con las necesidades, enfatizó, tras destacar que cuentan con un tridente de abridores de lujo, con César Valdez, Yoanner Negrín y José Samayoa.

Algo que igual, admite, se vivió fue el enojo y frustración de los aficionados, acostumbrados en los últimos años a ver a los Leones entre los primeros lugares de toda la liga, y que en algunos casos llegaron a manifestarlo en las gradas pidiendo hasta su salida como mánager.

A nadie le gusta perder, y tengan por seguro que menos a nosotros, cuerpo técnico, directiva, y mucho menos a los jugadores, que viven en carne propia una derrota. Habrá algunos que sabrán asimilar gritos y reproches, y otros no tanto. Nuestra labor es precisamente hacerles ver al pelotero que somos humanos, con capacidades para reaccionar y recuperarnos, señaló.

Luis Carlos comentó que no es fácil, especialmente, si tu familia está en las gradas y escucha que se meten con tu persona, y por ello subrayó que es importante mantenerse concentrados en lo que sucede en el campo de juego y no lo que dicen en las gradas.

“Siempre será importante el apoyo del público”, manifestó sin cuestionar aquellos que poar algún motivo solo critiquen e incluso lleguen hasta insultarlos porque solo desean ver a su equipo ganar.

Están en su derecho. Hay aficionados que vienen a disfrutar el beisbol, que a fin de cuentas es un pasatiempo, una diversión, y habrá fanáticos que ven esto como una manera de desahogarse”, añadió.

Disciplinado, algo que lo ayudó alcanzar las Grandes Ligas con los Bravos de Atlanta y Orioles de Baltimore, el sonorense admitió que es un mánager que aún le falta mucho por aprender –apenas debutó el 6 de mayo de 2017, como timonel de los Bravos de León enfrentando a los Olmecas de Tabasco- y por ello le gusta rodearse de gente conocedora, de escuchar opiniones, obtener lo mejor de cada uno y aplicarlo.

El mundo del beisbol es bonito, pero también de mucho sacrificio. Hay que comprender al pelotero, que como cualquiera tiene sus altas y bajas, pero también se enfatiza aquí, que, como todo trabajo, los problemas de la casa se quedan en casa y los del trabajo, en el trabajo, indicó.

A los chamacos que inician hay que estar recalcando que no es sencillo, que se requiere de muchísimo trabajo, que el dinero no se da a carretadas, dijo Luis Carlos Rivera, quien cambió sus sueños de ser doctor a pelotero profesional, y hoy mánager de una de las mejores organizaciones del beisbol mexicano, como el mismo califica a los Leones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name