Arzobispo de Yucatán, Monseñor Emilo Berlie Belauzarán celebra sus 80 años

Las celebraciones fueron realizadas en la iglesia de María Inmaculada.

|
El Arzobispo en celebraciones con varios amigos párrocos.(Foto: Novedades Yucatán)
El Arzobispo en celebraciones con varios amigos párrocos.(Foto: Novedades Yucatán)

Guadalupe Adrián/Mérida

Con una jornada de actividades religiosas, convivios y una misa que celebró anoche en la iglesia de María Inmaculada, el Arzobispo Emérito de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, festejó sus 80 años de vida, agradeciendo a Dios por permitirle llegar a este momento y por encomendarle el ministerio episcopal dentro de la Iglesia.

Precisó que está muy agradecido con Dios por el maravilloso don de la vida, y por la familia donde le permitió nacer con el gran ejemplo de sus padres que fue muy importante, estimulante y determinante para su vida terrenal y para el sacerdocio.

“Cuando entré al seminario, cómo me iba a imaginar que me ordenaría sacerdote el Papa Paulo VI, que ahora está canonizado y es Santo, esto fue el 3 de julio de 1966 en la Basílica de San Pedro, en Roma, Italia, y después Juan Pablo II, ya canonizado, fue el que me eligió Obispo hace 36 años, primero de Tijuana, donde estuve 12 años, y los 24 años que he tenido en la Arquidiócesis de Yucatán, todos han sido dones y regalos muy grandes de Dios”, indicó.

Berlie Belaunzarán dijo que el regalo más grande que un Obispo puede dar a una Diócesis que ama es la ordenación sacerdotal, por lo que recordó que en esta ciudad ordenó a 105 sacerdotes.

Invitó a los feligreses a pedir mucho y orar por los sacerdotes, ya que también son frágiles y necesitan la gracia de Dios, y pidó que a través de sus ministerio la Iglesia católica crezca y se fortalezca.

Explicó que en el siglo XVI las dos personalidades más importantes de la iglesia católica fueron San Ignacio de Loyola, fundador de los Jesuitas, y San Carlo Borromeo, que llevó adelante el Concilio del Trento de ese siglo, por eso en la homilía habló de la vida de éste último, que nació en Milán, el 2 de octubre de 1538 y falleció el 3 de noviembre de 1584.

La celebración eucarística concluyó con una serie de aplausos y el reconocimiento de los asistentes a Berlié Belaunzarán, quien ejerció su ministerio en Yucatán durante 19 años.

Cabe señalar que durante su ministerio episcopal se incrementaron las vocaciones: 115 sacerdotes fueron ordenados, 60 lograron título académico de especialización en Roma, y cuatro obispos salieron de Yucatán.