|
El aceite de soya es ampliamente consumido. (Foto: contexto Internet)
El aceite de soya es ampliamente consumido. (Foto: contexto Internet)

MÉRIDA, Yuc.- Luego de realizar pruebas en ratones, un estudio de la Universidad de Califonia Riverside encontró que el aceite de soya para cocinar podría generar afecciones neurológicas como el Alzheimer, autismo, ansiedad y depresión.

La investigación se publicó en la revista Endocrinology, en la que se detalla que a los ratones les dieron tres dietas diferentes en altos contenidos de grasa con aceite de soya, aceite de soya modificado y aceite de coco.

Notaron que alrededor de 100 genes en ratones alimentados con aceite de soya no funcionaban.

Esto podría influir no sólo para el metabolismo energético, sino también para la función cerebral adecuada y en enfermedades como el autismo o la enfermedad de Parkinson. 

La toxicóloga de dicha Universidad, Frances Sladek explicó que en muchos productos que contienen soya, sólo hay pequeñas cantidades de aceite y grandes cantidades de compuestos saludables.

“El dogma es que las grasas saturadas son malas y las grasas no saturadas son buenas. El aceite de soya es una grasa poliinsaturada, pero la idea de que es buena para usted simplemente no está probada”, dijo Sladek.

Aunque todavía se desconoce si este aceite puede causar estas enfermedades, los expertos están investigando cuáles productos químicos en el mismo pueden producir estos cambios. 

El aceite de soya es consumido y ampliamente producido en Estados Unidos. En el 2015 este mismo equipo descubrió que este producto puede desencadenar problemas de obesidad, diabetes, resistencia a la insulina e hígado graso en ratones. 

Con información de El Imparcial